En los primeros nueve meses del año, México registró el déficit de cuenta corriente más agudo desde que se tiene registro, en 1995, al sumar 24,741 millones de dólares, esto es 2.9% del PIB, un punto porcentual más que en el mismo lapso del año anterior, según información del Banco de México.

El desequilibrio se ha pronunciado por el desplome de las exportaciones petroleras que acumularon en el periodo enero–septiembre, una caída de 44%, frente al mismo periodo del 2014, tal como lo consigna la Balanza de Pagos al tercer trimestre del 2015.

Este declive acumulado en las exportaciones petroleras fue sólo superado por el registrado en el 2009, que en el mismo comparativo, de nueve meses, fue de 51 por ciento.

Al respecto, el economista en jefe para México de Barclays, Marco Oviedo, explicó que el desequilibrio externo no les preocupa a los inversionistas, pues fue parcialmente compensado por el ingreso de remesas y de las exportaciones no petroleras.

En los primeros nueve meses del año, los mexicanos que trabajan en el exterior enviaron a sus familias en México, vía remesas, 18,624 millones de dólares. Éste es el mayor flujo de transferencias vía remesas desde el 2008.

Sí, hubo un faltante importante en la cuenta de capital que corresponde a los ingresos por las exportaciones petroleras, pero estimamos que será parcialmente aminorado en la lectura anual, por el ingreso de los recursos correspondientes a las coberturas petroleras , detalló el analista.

En el detalle del reporte, el Banco de México explica que las exportaciones petroleras mantuvieron el desempeño desfavorable que han venido mostrando desde inicios del 2012.

Según las mismas estadísticas del Banco de México, la caída de las exportaciones petroleras comenzó hace tres años y ha sido constante.

En los primeros nueve meses del 2012, se completó una reducción de ingresos por este concepto de 3.8%, que para el 2013, se duplicó y continuó hasta el año que corre, que en el acumulado de nueve meses se desplomó 44.4 por ciento.

Trimestre, también histórico

En el registro trimestral, el déficit de la cuenta corriente para el periodo de julio a septiembre fue de 8,856 millones de dólares. Este resultó ser el desequilibrio más pronunciado en los últimos 21 meses.

Sólo en este periodo reportado, la reserva internacional bruta del Banco de México mostró una disminución de 12,377 millones de dólares, lo que dejó a la reserva en 181,929 millones de dólares.

De acuerdo con el banco central, la reducción de la reserva internacional bruta fue resultado de la combinación de un déficit en la cuenta corriente por 8,856 millones de dólares; un superávit en la cuenta financiera por 8,399 millones de dólares; un flujo negativo en el renglón de errores y omisiones por 11,388 millones y un cambio negativo por valoración de dicha reserva por 472 millones de dólares.

Depreciación impacta

En el trimestre reportado, las exportaciones manufactureras mantuvieron el relativo estancamiento, según la lectura de Banxico, a pesar de la significativa depreciación del tipo de cambio real del peso frente al dólar.

Este comportamiento es congruente tanto con el bajo dinamismo que ha registrado la producción industrial de Estados Unidos a lo largo del 2015, como con la debilidad que ha continuado presentando la actividad económica global , dicen.

Capitales externos y reservas

La cuenta financiera de la balanza de pagos en el tercer trimestre del año presentó un superávit de 8,339 millones de dólares. Este saldo se derivó de entradas netas por 7,632 millones de dólares en la cuenta de inversión directa.

Esta cuenta incluye ingresos por 7,149 millones de dólares por Inversión Extranjera Directa captada por México y una reducción de 483 millones de dólares de inversiones directas en el exterior de residentes en México.

Así como por 933 millones de dólares en la cuenta de inversión de cartera y de una salida neta por 226 millones de dólares en la cuenta de otra inversión.

[email protected]