El crecimiento de la economía turca se situó en el tercer trimestre en el 1.7%, muy por debajo de las expectativas, anunció este miércoles el Instituto turco de Estadística (Tuik).

Según los datos publicados por este organismo público, la caída de este índice, que fue del 4.8% en el primer trimestre y del 2.2% en el segundo, se debe sobre todo a la contracción de la demanda interna.

El gobernador del banco central imputó esta caída a la contracción de la producción agrícola. "El sector de la agricultura y la caída de la producción son esencialmente los responsables", dijo Erdem Basci a la prensa.

Los mercados preveían un crecimiento de entre el 2.90% al 3% para el trimestre pasado en Turquía que asumió en diciembre la presidencia del G20, el grupo de las veinte economías más ricas y poderosas del planeta, por primera vez en su historia.

El gobierno turco revisó en octubre a la baja sus previsiones de crecimiento para 2014, de 4% a 3.3% debido sobre todo a la coyuntura internacional y al conflicto sirio, que ha expulsado a Turquía en torno a 1.7 millones de refugiados.

Los analistas ofrecen una previsión más realista del 3% para el fin del año, "lo que supone también un riesgo a la baja, a la vista de los últimos datos", dice Gokóe Celik del Finansbank.

Turquía, 17 potencia mundial ambiciona figurar entre los diez primeras economías para 2023, centenario de la fundación de la República.

La previsión de crecimiento del gobierno para 2015 es del 4% y para 2016 y 2017 del 5 por ciento.

El crecimiento turco fue del 5% de media desde la llegada al poder en 2002 del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamoconservador), cuyo antiguo jefe y ex primer ministro Recep Tayyip Erdogan fue elegido presidente en agosto pasado.

erp