Transformar una parte del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) en un fondo contracíclico, como el que tiene Chile o Noruega, resulta positivo y necesario para el país. Sin embargo, utilizar la otra parte del fondo para apoyar a Petróleos Mexicanos (Pemex) es una apuesta muy arriesgada, consideraron expertos.

Manuel Guadarrama, coordinador de finanzas públicas del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), comentó que, para darle estabilidad a las finanzas públicas del país, es bueno contar con mecanismos contracíclicos, los cuales, en épocas de precios estables del petróleo, permitan ahorrar y en épocas de recesión utilizar esos recursos.

“El riesgo se da en la apuesta que está haciendo Hacienda, en términos de qué manejo le va a dar Pemex y es ahí donde se generan las dudas”, expuso en referencia a los 100,000 millones de pesos que se le darán a la petrolera.

Guadarrama mencionó que, si los apoyos a Pemex se concentran en la construcción de refinerías, sólo afectarían a la empresa, pues de acuerdo con un estudio del Imco, sólo existe 2% de probabilidad de éxito en las inversiones que se hagan en la refinería de Dos Bocas en Tabasco.

James Salazar, subdirector de análisis Económico de CIBanco, dijo que, si los recursos se utilizan sólo para pagar vencimientos de deuda y reforzar el plan de negocios Pemex, no sería tan mal visto por los inversionistas.

“El tema tiene varias aristas, lo cierto es que se tienen que buscar recursos adicionales para solventar las obligaciones que está planteando el Ejecutivo”, refirió.

Para Alejandro Saldaña, gerente de análisis económico de Bx+, la idea del gobierno es bajar un poco el nivel de deuda para que ello pueda favorecer los pasivos contingentes del gobierno federal y así evitar una rebaja en su calificación crediticia.

“El tema de Pemex es que se requiere otro tipo de medidas y no solamente el repago de la deuda, tal vez como una mayor inversión en la exploración de petrolero, la cual es más rentable (...) Pemex necesita más que darle un paliativo a la deuda en el corto plazo”, expresó.

Los apoyos económicos para Pemex no han cesado desde que inició la actual administración. En el presupuesto se le aprobaron recursos por 25,000 millones de pesos; después se anunció una inyección de 107,000 millones de pesos y recientemente se dio a conocer otro apoyo por 100,000 millones de pesos, con lo que sumarían 232,000 millones de pesos destinados a mejorar la situación financiera de la petrolera.

“Parece un barril sin fondo lo que se le está destinando a Pemex, y lo que no queda claro son estos proyectos estratégicos que puedan generar un valor agregado o ganancias a la empresa productiva del Estado”, destacó el experto del Imco.

Fondo contracíclico da estabilidad

Luis Foncerrada, presidente de True Economic Talks, agregó que, ante un panorama de bajo crecimiento y de menores ingresos para el 2019, es fundamental que el gobierno busque crear un fondo contracíclico.

“Hay incertidumbre en la economía mundial, con lo que contar con un fondo contracíclico es fundamental, pues debemos tener estos mecanismos para poder compensar una caída de la demanda internacional y un menor crecimiento”.

En los Precriterios Generales de Política Económica del 2020, la Secretaría de Hacienda recortó su expectativa de crecimiento de un rango entre 1.5 y 2.5% a 1.1 a 2.1%, con lo que se tendría una reducción en ingresos de alrededor de 121,000 millones de pesos.

El analista de Bx+ enfatizó que se pueden usar los recursos del fondo contracíclico como un seguro para mantener el gasto en un cierto nivel y evitar que la actividad económica sea negativa. “Te da estabilidad para cumplir con los compromisos financieros que tiene el gobierno”.

Para modificar el uso de los recursos del FEIP, se requerirá cambiar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, expuso en su momento el diputado priista Fernando Galindo.

“Esta ley establece de manera clara cuándo y para qué se pueden utilizar los fondos de estabilización, mi impresión es que, para que Pemex pueda recibir un apoyo del FEIP, primero se tendría que plantear una reforma legal para poder utilizar esos recursos”, explicó.

Para el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, si se utilizan los recursos del FEIP, el objetivo debe ir orientado a propiciar que sigan creciendo los ingresos del sector público de manera sostenida.

“Como su nombre lo dice, (el FEIP) está abocado a estabilizar los ingresos y la gran pregunta es si el destino que se elija va a propiciar un incremento sostenido en los ingresos asociados en hidrocarburos o no”, precisó el banquero central.