La economía mexicana alcanzará una expansión de 2.2% en el 2016 y los Requerimientos Financieros del Sector Público habrán cerrado cerca de 3% del Producto, niveles lejanos de las expectativas, pero son los que permitió el contexto internacional, aseguró el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.

De confirmarse este pronóstico, el PIB mexicano registraría la segunda expansión más robusta del sexenio, luego de 2.5% registrado en el 2015, pero seguiría por debajo del potencial que según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos es de 5 por ciento.

Al participar en el seminario anual sobre Perspectivas Económicas para el 2017, organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), el titular de las finanzas públicas argumentó que la incertidumbre y volatilidad mundial han modificado el escenario durante los últimos cuatro meses.

Se refirió entonces a la incertidumbre generada por el sorpresivo resultado electoral de Estados Unidos y su impacto en las decisiones de los inversionistas.

Aquí en México, ese cambio de escenarios que se dio en apenas cuatro meses impactó en un menor consumo, y una caída en la inversión, asevero.

Recordó que en los últimos dos años la economía mexicana enfrentó complicaciones y retos, y pese al contexto internacional, el crecimiento económico es favorable.

El secretario esgrimió que México tiene tres instrumentos para enfrentar los desafíos que implica la nueva relación entre México y Estados Unidos que son: la política fiscal, la monetaria y las reformas estructurales.

Detalló que en el pasado, la política fiscal fue contracíclica, porque el gasto público se utilizó para apuntalar el crecimiento. Pero ahora, el compromiso es garantizar certidumbre, y un primer paso es alcanzar un superávit fiscal.

Retos, ante indefiniciones de EU

Meade identificó dos retos en este mismo contexto, de políticas no definidas claramente, particularmente de Estados Unidos:

  1. Un reacomodo de la región latinoamericana que genere unidad y evidencie su fortaleza.
  2. Un replanteamiento en la forma de administrar las gasolinas.

Aseguró que la modificación a un mercado libre de precios de gasolinas era importante y vale la pena acompañarlo con espacios de aliento y políticas que preserven inversión y empleo.

Escenario pesimista ?del tipo de cambio

Admitió que es difícil dar un paso como éste en un mundo donde los precios se incrementan y que en el caso mexicano se agrava por el deterioro del tipo de cambio.

Sobre la depreciación del peso frente al dólar, que el miércoles llegó a un nuevo máximo histórico al venderse hasta en 22 pesos por unidad en ventanillas bancarias, dijo que está reflejando un escenario muy pesimista sobre la capacidad que tendremos para atraer inversiones.

Precisamente, la volatilidad mundial y los temores de que el nuevo gobierno de Estados Unidos pueda tomar medidas adversas para México llevaron al peso a mínimos históricos esta semana para acumular una depreciación frente al dólar de casi 5% en lo que va del año.

En este contexto, Meade hizo un llamado para que todos los mexicanos, desde todos los sectores, se entreguen apasionadamente a México y confió en que el comportamiento del peso frente al dólar se va a ir estabilizando conforme se definan las políticas económicas de Estados Unidos.