El gasto anual de más de 151 millones de pesos para la operación de las representaciones estatales en el Distrito Federal debe ser aquilatado en función de los resultados que éstas tienen en beneficio de sus estados y ciudadanos, de acuerdo con funcionarios y especialistas consultados por El Economista.

Para Esthela Damián, presidenta de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, un gasto inferior a 500,000 pesos mensuales para estas representaciones es más que suficiente y entendible; sin embargo, en aquellas que superan esta cantidad sería prudente revisar sus ejercicios presupuestales mediante los órganos auditores locales.

Resultado de la investigación llevada a cabo por El Economista y publicada ayer sobre el gasto que realizan las entidades por sus representaciones ubicadas en el DF, se sabe que ocho estados entrarían dentro de estos márgenes de gasto sujetos a mayor escrutinio: Campeche, Nuevo León, Michoacán, Sinaloa, Chihuahua, Veracruz, Sonora y Quintana Roo, los cuales gastan entre 1 millón 426,628 y 583,933 pesos mensualmente.

La también Diputada por el PRD acota que cada entidad en sus marcos legales otorga a las representaciones diferentes niveles de responsabilidad, por lo que corresponde a las administraciones locales definir si están resultando como se espera.

DEBEN INFORMAR RESULTADOS

En el mismo tenor, Marco Cancino, investigador del Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC), así como Diego de la Mora, coordinador del Área de Presupuestos y Políticas Públicas del Centro de Análisis e Investigación, Fundar AC, coinciden en la necesidad de que cada representación informe de manera puntual y amplia los avances y logros que ha tenido para alcanzar los objetivos que las legislaciones estatales les imponen.

Así, al tener esta información al alcance de los ciudadanos, se podría evaluar el desempeño de las mismas, mientras que se podrían hacer recortes presupuestales o de personal para el ahorro del gasto corriente.

RESPONDE CAMPECHE: EL GASTO SE VA A CABILDEO EN SAN LÁZARO

Consultado por este diario, Óscar Rodríguez Cabrera, representante de Campeche en el DF, refiere que gran parte del gasto que su representación ejerce -la mayor cantidad a nivel nacional- es para el constante cabildeo que llevan a cabo en su afán de lograr mayor presupuesto para su estado, toda vez que éste no realiza ningún trabajo de promoción o comunicación social para ahorrar en gastos .

Detalla que al ser tan sólo seis diputados campechanos en San Lázaro, la representación ejerce un papel de constante monitoreo y negociación con comisiones y legisladores.

Añadió que, producto del trabajo conjunto entre la representación y sus diputados, se lograron 3,600 millones de pesos adicionales para la entidad este 2012.

Puntualiza que del millón 426,000 pesos erogados mensualmente para la representación, sólo 190,000 pesos son ejercidos en la misma para el pago de papelería, seguridad, transportación e impuestos, ya que los sueldos y servicios de telefonía son pagados desde el mismo estado, mientras que 60,000 pesos de lo que les llega son para el hospedaje de funcionarios.

El funcionario destacó que esta labor constante de cabildeo responde directamente al reclamo del gobierno campechano de que a la hora de repartir el presupuesto federal -por la producción de petróleo en la entidad-, no se le resarce acorde a sus necesidades y aportaciones al país.

MEDICIÓN POR RECURSOS OBTENIDOS

En este sentido, Marco Cancino considera que las representaciones deberían ser delegaciones permanentes para el cabildeo de mayores recursos para sus estados. Por lo cual, una buena medición de la eficacia de estas oficinas sería saber qué tantos recursos fueron canalizados a los estados gracias a su intervención.

[email protected]