Republicanos y demócratas evitaron otro cierre en el gobierno federal de Estados Unidos, después de que los negociadores del Congreso publicaron un paquete legislativo de 1.3 billones de dólares para financiar al gobierno federal el próximo año.

“Me complace alcanzar un acuerdo bipartidista que mantendrá al gobierno abierto, proporcionará la certeza del financiamiento de todo el año y realizará fuertes inversiones en puntos clave para las comunidades americanas”, agregó Nita Lowey, demócrata de Nueva York, que preside el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes.

“Con niveles de gasto más altos en línea con el acuerdo presupuestario bipartidista, ampliaremos los fondos para prioridades que harán que nuestro país sea más seguro y más fuerte y ayuden a las familias trabajadoras a salir adelante”, indicó.

Durante el verano, el Congreso y la Casa Blanca sellaron un acuerdo presupuestario de dos años que suspendió el techo de la deuda (debt ceiling) de Estados Unidos hasta el 2021 e incluyó un aumento anual de 320,000 millones de dólares.

Si bien el año fiscal comenzó el 1 de octubre, los republicanos y los demócratas discutieron durante el otoño sobre cómo se gasta el presupuesto entre las dependencias gubernamentales.

El mes pasado, Donald Trump firmó una medida de gasto a corto plazo, para financiar las instituciones federales hasta este viernes 20 de diciembre

Con las negociaciones llegando a su fin, existieron algunos temores en Washington de que sin un acuerdo bipartidista, particularmente en 12 categorías del gasto, habría otro cierre del gobierno.

La imposibilidad de alcanzar un acuerdo completo en diciembre del año pasado llevó a un cierre parcial del gobierno norteamericano de 35 días, el más largo en la historia de Estados Unidos. Ese cierre, que fue provocado por las demandas de Trump por más de 5,000 millones de dólares para construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México, dañó las calificaciones de aprobación del presidente y costó miles de millones de dólares a la economía estadounidense.

El jueves pasado, la congresista Lowey dijo que se había llegado a un “acuerdo en principio” en coordinación con Richard Shelby, congresista republicano de Alabama que preside el Comité de Asignaciones del Senado, y Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de Estados Unidos, que había negociado en nombre de la Casa Blanca.

Nancy Pelosi, la presidenta demócrata de la Cámara, también participó en conversaciones cruciales la semana pasada.

En un anuncio que se dio a conocer el lunes, que incluyó la publicación de dos piezas de legislación bipartidista que cubren las docenas de categorías de apropiaciones, calmó muchos temores persistentes de otro cierre.

Los proyectos de ley serán debatidos y votados en la Cámara, antes de ser enviados al Senado; tienen como fecha límite el viernes 20 de diciembre. Si bien la Casa Blanca hizo una declaración pública sobre la legislación, se espera que Trump respalde el paquete presupuestario.