Durante el 2019 la economía mexicana registró una contracción modesta ante el panorama de desaceleración a escala global. Pese a la tendencia de bajo dinamismo se preveía que en 2020 el PIB nacional repuntara con una expansión modesta. La pandemia del coronavirus Covid-19 modificó en los primeros meses las expectativas sobre la posible recuperación económica.

Las proyecciones de recuperación en Europa, Asia, Estados Unidos y América Latina buscan espacio entre el negativo panorama que se espera para el próximo año. 

La propagación del Covid-19 y su avance en el territorio nacional han provocado turbulencia en los mercados financieros nacionales e internacionales y la incertidumbre generada pronuncia cada vez más la depreciación de la moneda mexicana. 

A sólo tres meses del 2020 las instituciones económicas internacionales ya han recortado sus perspectivas financieras y bursátiles del año próximo para México; especialmente porque tanto el peso mexicano como la bolsa de valores ya ligan más de dos semanas con pérdidas históricas.

Algunas instituciones financieras ya mostraron sus recortes a las perspectivas nacionales de crecimiento económico. Citibanamex redujo su perspectiva de crecimiento, de 0.5% a una cifra negativa de 2.6% durante el segundo año de gestión de Andrés Manuel López Obrador. 

Otras de las instituciones que redujeron sus expectativas de manera pronunciada para el 2020 en México por la propagación del Covid-19 fue el Bank of America (BofA), que anticipó una contracción de 4.5 por ciento. 

Durante estos primeros meses del país en la pandemia del Covid-19, con dos muertos y 251 infectados confirmados, se espera que la crisis sanitaria se pronuncie en los próximos días. 

Las expectativas de crecimiento para la economía de México, medida a través del PIB (Producto Interno Bruto) se han recortado también en los laboratorios de análisis económico internacional. Barclays, JP Morgan y Goldman Sachs anticipan recesión económica para México, producto de la inestabilidad generada por la pandemia del Covid-19. Los pronósticos de variación negativa de estas instituciones son de 2.0, 0.4 y 0.1% respectivamente. 

La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), una de las instituciones más optimistas, también redujo su perspectiva. Espera que en este año la economía mexicana alcance apenas un crecimiento de 0.7 por ciento. 

En la encuesta a analistas del sector privado del Banco de México, también se observó una reducción del crecimiento esperado del PIB en el 2020. El pronóstico promedio pasó de 1.0 a 0.9% de enero a febrero.