El gobierno de Andrés Manuel López Obrador podría obtener ingresos superiores a 25,000 millones de pesos anuales sin incrementar impuestos, así como atacar la ilegalidad y evasión fiscal en el consumo del alcohol, si realiza cambios en el modelo en la aplicación del Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS) ad valorem (valor del producto) a ad quantum (cuota fija sobre el contenido de alcohol), declaró Luis Foncerrada, director de la Facultad de Economía y Negocios del Mayab Mérida.

Explicó que la propuesta ya está en la mesa de los legisladores por el senador morenista Gerardo Novelo Osuna, la cual plantea una cuota entre 1.40 y 1.60 pesos por cada grado de alcohol por litro, lo que llevaría a incrementar hasta una décima del PIB, además de que sería un impuesto de primera mano, al cobrarse desde el momento que sale de fabricación o bien, se importa, para luego ser trasladado al consumidor.

En entrevista con El Economista, el analista económico dijo: “el presidente AMLO ha dicho que no quiere incrementar impuestos ni tasas. Este cambio de modelo en el IEPS a bebidas alcohólicas sería una muy buena oportunidad para obtener más ingresos fiscales y ayudaría a cuidar la salud”.

Si se da un golpe a la ilegalidad y se suma el incremento de ingresos por cambio de modelo en la tasa, entonces se lograrían 33,000 millones de pesos adicionales para el año próximo, y con ello se cubren todas las vacunas que se necesitan nuestro país para el Covid-19 y aun sobra.

El ex director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado explicó que actualmente se cobra el IEPS a bebidas de contenido alcohólico se cobra a una tasa ad valorem, que es un porcentaje diferente para las cervezas, los vinos y los licores, sobre el valor de la bebida, y resulta que existen licores de “muy mala calidad, que es alcohol de caña, muy peligroso y es más barato que un ron, vodka, tequila o whisky, pero el impuesto no cobra el contenido de alcohol, sino el valor. Por tanto, el impuesto de hoy esconde la cantidad del alcohol que se consume y eso tiene repercusión en salud grave, sobre todo en jóvenes”.

Mencionó que el impuesto que surgió para cuidar la salud no cumple con su cometido, porque el ad valorem esconde la cantidad de alcohol, y lo que se debe hacer es cambiar el modelo, lo cual no genera ni impuesto nuevo ni incremento en la tasa, y cobrar la cantidad de alcohol.

“Tiene muchas mejoras el cambio de modelo, de mejora a la salud y puede incrementar la recaudación  entre 16,000 y 25,000 millones de pesos, esto es una décima del PIB. Además ayuda a desaparecer la ilegalidad y la evasión porque aquí ya no interesan las facturas, pues se sabe que muchos productores hacen trampa en las facturas, les ponen precios mas bajos y luego las venden más caros”, aseguró Luis Foncerrada.

Con sólo 100 puntos de importación o de  empresas productoras que paguen, se obtendría 92% del impuesto total, lo que implicaría para Hacienda una simplificación gigantesca y  se reduce la evasión.

El director de la Facultad de Economía y Negocios del Mayab Mérida sostuvo que nuestro país es una de las naciones con mayor ilegalidad en la venta de alcohol, por lo cual, en México se pierden 8,500 millones de pesos por ilegalidad y evasión, con datos al 2018.

Descartó que el consumo de alcohol se reduzca por el cambio en el modelo, por lo que la Secretaría de Hacienda debería de evaluarlo y verlo con buenos ojos.

[email protected]