La Cámara de Representantes de Estados Unidos evitó ayer que el país cayera en el llamado precipicio fiscal luego de votar, pasadas las 11 de la noche, en Washington, un acuerdo bipartidista destinado a impedir que la mayor economía del mundo caiga en recesión.

Con 257 votos en favor y 167 en contra y luego de un día de deliberaciones, por fin hubo una cantidad suficiente de republicanos en la Cámara listos para respaldar un proyecto de ley del Senado que eleva los impuestos a los estadounidenses más ricos y cierra así un capítulo crucial en la disputa presupuestaria que ha consumido a Washington en los últimos meses.

Pasadas las 11:20 de la noche, el presidente Obama agradeció a los congresistas, republicanos y demócratas la aprobación de este acuerdo, que evitó caer en una situación difícil para el país y los instó a trabajar en la reducción del déficit público.

En tanto, el representante republicano Jack Kingston dijo antes de la votación: Hemos ido tan lejos como podemos ir y creo que la gente está lista para brindar una conclusión. Dimos la pelea , agregó.

El presidente del Comité de Normas, el republicano David Dreier, predijo que la Cámara respaldaría el proyecto de ley del Senado, que también pospone por dos meses recortes de gastos por 109,000 millones de dólares en programas militares y domésticos fijados para el 2013.

Los legisladores debatieron ayer durante todo el día la forma de evitar subidas generalizadas de impuestos y recortes de gastos que empezaron a entrar en efecto a la medianoche del primer día del 2013.

En sentido estricto, Estados Unidos cayó por unas horas en el precipicio con la llegada del año nuevo porque el Congreso no logró elaborar una legislación que detuviera los aumentos de impuestos y recortes de gastos por 600,000 millones de dólares contemplados en el presupuesto.

LARGA JORNADA

Ayer por la mañana, los legisladores republicanos en la Cámara de Representantes, que son mayoría, defendían su oposición al acuerdo y criticaban que el pacto subiera impuestos sin reducir el gasto público.

El líder republicano en dicha Cámara, Eric Cantor, afirmó que él no apoyaba la ley aprobada por el Senado y argumentó que los parlamentarios republicanos trabajaban en una propuesta para afrontarla.

Los republicanos pretendían agregar una enmienda al proyecto de ley aprobado por el Senado que reduciría el gasto en 330,000 millones de dólares, dijo el representante republicano Darrell Issa.

A pesar de la oposición de los republicanos de dar luz verde a dicho acuerdo, el presidente Barack Obama instó a la Cámara de Representantes a aprobar sin demora el acuerdo y afirmó: Aunque ni demócratas ni republicanos consiguieron todo lo que querían, este acuerdo es lo correcto para nuestro país y la Cámara debería aprobarlo sin demora .

Mediante un comunicado, Obama destacó que el acuerdo cerrado por los republicanos y demócratas en el Senado protege a 98% de los americanos y a 97% de los propietarios de pequeños negocios de un alza de impuestos a la clase media y añadió que hace permanente el alza de los impuestos a los más ricos.

EL ACUERDO LLEGÓ CON EL 2013

Cuando todo indicaba que el acuerdo para evitar el precipicio fiscal no llegaba en el Senado de Estados Unidos, en las primeras horas del 2013 republicanos y demócratas aprobaron un acuerdo, luego de una reunión entre el vicepresidente, Joe Biden, y el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell, para pactar dicho arreglo.

La votación fue apabullante en favor del dictamen, 89 legisladores dieron su voto en favor y sólo hubo ocho en contra, por lo que el proyecto pasó a la Cámara de Representantes para su discusión.

Aunque las subidas de impuestos empezaron a ser efectivas a partir del primer minuto del año y los recortes del gasto a partir de hoy (miércoles), siempre es posible que el Legislativo anule sus efectos con carácter retroactivo, por lo que el paso por el precipicio fiscal sólo sería transitorio y los ciudadanos y la economía no notarían sus efectos.

Con el proyecto de ley se evitó caer en un precipicio fiscal, que consiste en aumentos tributarios y reducciones del gasto público.

PRINCIPALES PUNTOS DE LA INICIATIVA DE LEY APROBADA POR EL CONGRESO

  • Se mantendrían las actuales ventajas fiscales para la mayoría de la población en Estados Unidos, excepto a las familias que manejan ingresos superiores a los 450,000 millones de dólares anuales o a individuos que registren ingresos arriba de los 400,000 dólares al año, que significa menos de 2% de la lista de contribuyentes de Estados Unidos.
  • Se extenderían por un año las ayudas a la gente que no tiene trabajo. Se tenía contemplado que desaparecieran con la entrada del precipicio fiscal.
  • Se suspenderían por dos meses las reducciones del gasto público, por lo que se impedirá un recorte de 27% en los salarios y comisiones pagados a ciertos médicos que atienden a pacientes del seguro de salud de los jubilados, llamado MediCare.
  • Se aplicará la medida que impide un aumento de 900 dólares a la paga de los legisladores y que entraría en vigor a partir del primer trimestre del 2013.
  • Las herencias serían gravadas a la máxima tasa de 40% cuando en el 2012 éstas eran sometidas a una máxima de 35 por ciento. Habría una exención de los primeros 5 millones de dólares del valor de la propiedad para herencias individuales y de 10 millones del valor para herencias familiares.

¿QUÉ ES EL PRECIPICIO FISCAL?

El término de precipicio fiscal lo acuñó el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, haciendo referencia a los recortes al gasto público de Estados Unidos y al aumento de impuestos por 600,000 millones de dólares que entraron en vigor desde el 1 de enero del 2013.

El precipicio fiscal llega a Estados Unidos gracias a que al comienzo de la crisis financiera en el 2008, el gobierno de George Bush acordó una serie de exenciones y recortes de impuestos para reactivar la economía estadounidense.

La medida provocó un fuerte incremento del déficit público y en el verano del 2011, republicanos y demócratas llegaron a un acuerdo in extremis para prorrogar la situación y dejar la solución final del problema hasta después de las elecciones (que se celebraron en noviembre del 2012 y supusieron la reelección de Barack Obama).

Técnicamente, la economía de Estados Unidos cayó por unas horas en el precipicio fiscal tan temido, aunque el primer día del año no operaron los mercados y la mayor parte de las oficinas públicas estuvieron cerradas, por lo que las consecuencias habrían sido mínimas.

Dentro de las consecuencias económicas que tendría que caer en el precipicio fiscal, ya en forma, se estima que cerca de 500,000 millones de dólares saldrían en un año de la economía estadounidense.

Fitch estimó que el precipicio fiscal en Estados Unidos podría provocar una segunda recesión en el país, al reducir 2% el PIB y disparar la tasa de desempleo por encima de 10 por ciento.