La actividad económica en Argentina caerá 0.5% en el 2019 y la inflación llegaría a 23% en diciembre del año próximo, según la síntesis del proyecto de Ley de Presupuesto 2019, que presentó al mediodía el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. Si bien no está explícito en la iniciativa, el funcionario aclaró que proyectan una inflación de 42% para este año.

La proyección oficial es que este año el producto interno bruto (PIB) se contraerá 2.4% y que lejos estará de recuperarse el año próximo. Salvo las exportaciones y las importaciones, que crecerían 20.9 y 2.8%, la inversión caerá 9.7% y el consumo público y privado también será menor que este año: 3.4 y 1.6%, respectivamente. “Proyectamos una recuperación punta a punta del consumo privado y la inversión, aunque no lograrán compensar el arrastre negativo que dejará la dinámica de los últimos meses del 2018”, dice la síntesis del proyecto de ley que ya llegó al Congreso para su tratamiento.

En cuanto a los precios, el gobierno espera una desaceleración para el 2019, “luego del shock inflacionario de los últimos meses del 2018”. Para la elaboración del proyecto de presupuesto, el equipo económico trabajó con una inflación promedio para el 2019 de 34.8%, pero “producto del arrastre estadístico que deja la inflación de este año”, ya que la inflación interanual a diciembre fue prevista en 23 por ciento.

El Ejecutivo prevé una baja del tipo de cambio real multilateral para el 2019 del orden de 8% interanual punta a punta. El tipo de cambio nominal promedio será de 40.1% y la inflación promedio, de 34.8%, según el paper.

El proyecto también prevé que se corregirá en más de 50% el déficit de cuenta corriente medido en dólares. Mientras que para este año se proyecta que el rojo será de 22,400 millones de dólares; en el 2019 se prevé que alcance 9,900 millones (2.2% del PIB). “Esta corrección refleja la subida del tipo de cambio real multilateral, la desaceleración de la demanda de importaciones, la reversión de la sequía y el mayor crecimiento de los socios comerciales”, dice el presupuesto.

Uno de los objetivos fundamentales del gobierno de cara al año próximo es converger al equilibrio fiscal. Para el 2018, se prevé un déficit primario de 2.6% del PIB, pero el objetivo para el 2019 será alcanzar 0%, a partir de que los recursos crecerán más que los gastos.

Cómo alcanzar el objetivo

Según el proyecto oficial, el rubro del gasto que mostrará una mayor disminución absoluta serán los subsidios económicos, que serán 6.9% menores que este año. Los destinados al transporte caerán 18.1 por ciento.

En cuanto a los lineamientos de política presupuestaria, el gobierno planteó que el principal destino de los recursos disponibles en el 2019 serán los servicios sociales. Casi 80% del gasto primario se destina a este rubro.

En cuanto a la inversión en infraestructura pública, alcanzará 4.4% del PIB, lo que implica 0.5 puntos porcentuales más que en el 2016 (11% más en términos del producto). Respecto del programa financiero, el proyecto de presupuesto afirma que el del 2018 está cerrado en cuanto a emisiones netas de deuda. Eso significa que están cubiertas las necesidades asociadas al déficit primario y al pago de intereses en lo que resta del año.

FMI reafirma respaldo a Argentina

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló “avances importantes” con el gobierno de Argentina en la negociación de un nuevo acuerdo para estabilizar la economía del país sudamericano, cuya moneda sufre una depreciación acelerada desde finales de abril.

“Se están haciendo avances importantes hacia el fortalecimiento del plan de política económica de la Argentina, respaldado por el Acuerdo Stand-By con el FMI”, indicó la institución financiera multilateral en un comunicado.

El FMI y el gobierno de Mauricio Macri acordaron en junio un programa de auxilio de 50,000 millones de dólares a tres años, de los que ya se entregaron 15,000 millones. Pero esto no logró frenar la corrida cambiaria y el peso acumula una pérdida de más de 50% en lo que va del año.

El gobierno espera que el FMI apruebe acelerar los desembolsos para garantizar el pago de la deuda y prometió a cambio llevar su déficit, que fue de 3.9% en el 2017, a cero en el 2019.

El equilibrio fiscal es la principal exigencia del FMI, que este lunes destacó el progreso de las conversaciones.

“Durante la última semana, un equipo del FMI, encabezado por el señor Roberto Cardarelli, ha mantenido reuniones productivas en Buenos Aires con funcionarios del Ministerio de Economía y el Banco Central de Argentina. Estamos trabajando arduamente para concluir estas conversaciones a nivel técnico pronto y presentar una propuesta”.

El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, negó que Buenos Aires esté buscando fondos adicionales. (AFP)