Países de América Latina y el Caribe buscan impulsar la integración regional para enfrentar la ola de medidas proteccionistas y anti-inmigración, incluidos los planes del presidente estadounidense Donald Trump, en su quinta cumbre de presidentes.

"La solución (a la migración) no son muros ni fronteras; es solidaridad, humanidad y crear condiciones de bienestar y paz", dijo el presidente ecuatoriano Rafael Correa en un discurso durante la sesión plenaria de la quinta cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebra en un exclusivo complejo hotelero de Bávaro, en el extremo oriental de República Dominicana.

El mandatario llamó a sus homólogos de la región a "asumir una clara posición en defensa de los migrantes, no sólo de América Latina y el Caribe, sino del mundo entero".

La reunión del miércoles se celebra en momentos en que el nuevo presidente estadounidense ordenó construir un muro en la frontera con México para controlar la inmigración y establecer nuevos centros de detención de inmigrantes no autorizados.

El canciller chileno Heraldo Muñoz informó que durante la primera reunión plenaria, que se realizó a puertas cerradas, se mostró "una actitud contraria al proteccionismo, contraria a cerrar fronteras".

Sin mencionar a Trump o alguna de sus políticas, Muñoz detalló que "hay una concertación de posturas latinoamericanas y caribeñas en favor de la integración, en favor de la apertura, en favor de la preservación de los avances que se han hecho en materia de libre comercio".

La quinta Cumbre de la CELAC, a la que asisten sólo diez presidentes y dos primeros ministros del grupo de 33 naciones, concluirá en la noche con la firma por parte de los gobernantes de la denominada Declaración de Punta Cana, que sin mencionar a Trump o a una nación particular, rechaza la criminalización de la inmigración.

América Latina debe unirse más que nunca frente a las amenazas externas, dijo a periodistas el mandatario venezolano Nicolás Maduro tras su arribo al complejo hotelero. El gobernante rehusó referirse de manera específica a los planes comerciales y migratorios de Trump.

Por su parte, el presidente dominicano Danilo Medina había insistido en su discurso inaugural la noche del martes pasado en su preocupación ante la posibilidad de que "este discurso creciente de proteccionismo y cierre de fronteras no se limite al ámbito económico, sino que puede tener consecuencias graves sobre nuestra población migrante".

Además de ordenar la construcción del muro fronterizo, Trump también anunció en los últimos días que comenzará a renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y que su país abandonará el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) del que son miembros Chile, Perú y México.

"El mundo entero saldría perdiendo si Europa, China y Estados Unidos adoptan el modelo de represalias arancelarias que en el pasado sólo han servido para generar pobreza", comentó Medina.

El canciller chileno aclaró que la cumbre de la CELAC no ha abordado el futuro del TPP porque sólo afecta a tres países de la región.

Además de Medina, Correa y Maduro, a la cita asisten los presidentes de Bolivia, Cuba, Dominica, El Salvador, Guyana, Haití y Nicaragua, y los primeros ministros de Antigua y Barbuda y Jamaica y cancilleres o representes de los demás países miembros.

Al término de la cita, el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén asumirá la presidencia rotativa del grupo.