En el 2016 el déficit fiscal de Argentina fue de 4.6% del Producto Interno Bruto (PIB), 0.2% por debajo de su meta, por los ingresos del blanqueo de capitales, mientras que volvió a registrar superávit comercial tras ser deficitario en el 2015.

El déficit primario fue de 359,382 millones de pesos argentinos (22,462 millones de dólares) lo que representa un estimado de 4.6% del PIB, informó el ministerio de Hacienda.

Según el ministerio, durante el ejercicio fiscal del 2016 "se sobrecumplió en 0.2 puntos porcentuales del PIB la meta fiscal anual fijada inicialmente en 4.8% del PIB y se redujo la presión tributaria por casi 2% del PIB (excluyendo los ingresos extraordinarios del blanqueo), lo cual implicó la primera reducción significativa de la presión tributaria en más de 14 años".

A raíz del llamado 'sinceramiento fiscal' impulsado por el gobierno de Mauricio Macri, al que ingresaron unos 100,000 millones de dólares, Argentina recaudó entre octubre y diciembre 106,700 millones de pesos argentinos (6,669 millones de dólares), según informó la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) a principios de enero.

Sin estos ingresos, el déficit primario habría sido de 5.9% del PIB, según analistas.

En el 2015, el déficit primario había sido de 225,637 millones de pesos argentinos (14,012 millones de dólares al cambio actual).

El resultado del 2016 fue producto de un incremento anual en los ingresos primarios del 35.3% y un aumento del gasto primario (sin intereses de la deuda) de 38.2 por ciento. "A precios constantes, los ingresos cayeron 1.6% y el gasto se mantuvo, mientras que en términos del PIB, se ubicaron en 20.4% y 25% respectivamente", de acuerdo al comunicado.

En diciembre pasado el déficit primario fue de 59,298 millones de pesos argentinos (3,706 millones de dólares), 40% más que en igual mes del 2015.

El Presupuesto del 2017 aprobado en noviembre pasado estima reducir el déficit fiscal a 4.2% del PIB, con una inflación de 17% y un crecimiento de 3.5 por ciento.

Balanza comercial

La balanza comercial de Argentina cerró el 2016 con un superávit de 2,128 millones de dólares, según lo datos del instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y revirtió la tendencia del año anterior.

Argentina exportó por 57,737 millones de dólares, 1.7% más que en el 2015 e importó por 55,610 millones de dólares, una caída de 6.9% respecto del año pasado.

Las ventas al exterior de los productos primarios subieron 17.7%, impulsadas por la quita de impuestos a las exportaciones de alimentos, mientras que las de manufacturas de origen agropecuario aumentaron 0.2 por ciento.

En cambio cayeron las exportaciones de combustibles 11.5% y los productos industriales (-6.6%).

Entre las importaciones, lo que más creció fue la de vehículos automotores de pasajeros (+33.5%), las de bienes de consumo (+9.1%) y bienes de capital (+2.2%).