Alrededor de 170,000 millones de pesos le costará a México mantener la gasolina más barata del mundo este año, con el subsidio que se otorga al precio del combustible, dijo el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero.

En conferencia de prensa explicó que esto significa 70,000 millones de pesos más con respecto al primer cálculo que se hizo a partir del aumento en los mercados internacionales.

Aun así se limitó a reconocer que es un subsidio que implica recursos importantes que deberían utilizarse para otros fines como desarrollo social y sólo agregó que seguirán atentos al movimiento que siga presentando.

Consideró que Agustín Carstens es el mejor candidato para el Fondo Monetario Internacional.

Sobre los subsidios y ajuste mensual al precio de las gasolinas indicó: Estamos analizando y estamos evaluando desde una perspectiva de finanzas públicas esa situación, pero por el momento prevemos que es un costo enorme para la sociedad lo que podríamos hacer con esos recursos, pero seguimos analizando el mercado internacional.

Destacó que tomando en cuenta el costo real del combustible está 30% abajo de lo que debería ser de acuerdo con la referencia internacional y puso como ejemplo Brasil, país con un nivel de desarrollo similar al nuestro y una industria petrolera fuerte en donde la gasolina cuesta es casi lo doble.

Recordó que en los últimos 10 años ha sido el periodo donde menos se ha incrementado el precio del carburante, tan sólo en lo que va del actual gobierno ha sido de 33 por ciento. Añadió que en los mandatos priístas el energético se incrementó más que en los gobiernos del PAN.

EL PRECIO DEL COMBUSTIBLE

LOS BENEFICIARIOS DEL SUBSIDIO

El diferencial de precios entre México y Estados Unidos en materia de combustibles explica la existencia del subsidio a las gasolinas y el diesel en favor de los consumidores del país.

La diferencia de precios en favor de México significó subsidios crecientes a los consumidores de mayores ingresos en el país. El análisis de demanda muestra que el consumo de gasolina es progresivo, dado que los hogares con los ingresos más altos son los que realizan la mayor parte del gasto de estos petrolíferos.

Con base en información de la Secretaría de Hacienda, durante el 2010 los hogares con los ingresos más bajos del país realizaron 0.9% del consumo total de gasolina, mientras que los hogares con los ingresos más altos realizaron 33.6 por ciento.

En términos del subsidio, los hogares con los ingresos más bajos del país concentraron sólo 1.20% del subsidio total a las gasolinas y el diesel, mientras que los hogares con los ingresos más altos se beneficiaron con 31.40% el año pasado. El incremento de los precios de los petrolíferos afecta el poder de compra. Si el propietario de un vehículo decide comprar 40 litros de gasolina o diesel, su gasto se incrementará de la siguiente manera: En gasolina Premium, en el 2007 hubiera pagado 332.40 pesos y en abril del 2011 gastaría 410.40 pesos, 78 pesos más respecto del 2007.

Para la gasolina Magna, en el 2007 hubiera pagado 270.40 pesos, mientras que en abril del 2011 gastaría 363.20 pesos, 92.80 pesos más con respecto al 2007.

Para el diesel, en el 2007 hubiera pagado 229.20 pesos, en abril del 2011 gastaría 377.60 pesos, 148.40 pesos más respecto del 2007. (José Luis Caballero)