La estrategia del Banco de México  (Banxico) para actuar en la eventualidad de que se propague el efecto coronavirus dependerá del canal de transmisión hacia la inflación, advirtió el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

Tendrá que evaluarse qué pesa más: el impacto económico de una mayor desaceleración en los países del mundo o el que tendría en el tipo de cambio, lo que sí podría presionar a la inflación, a partir de una recomposición de portafolios como la que se está presentando en este momento donde los inversionistas están buscando activos más seguros.

Pero hay un tercer canal al que también se le está dando seguimiento, que es el de los menores precios de commodities como el petróleo, que tendría un efecto menos significativo en la inflación.

En conferencia de prensa, tras sostener un encuentro con el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, descartó adelantar acciones de orden monetario para cualquiera de los eventos.

Aseguró que se mantienen y mantendrán atentos a la evolución del brote en otros países. Dijo que la evidencia con que se cuenta ahora es que el brote en China ya tuvo efectos en los precios de materias primas, tanto metales como energéticos vieron un ajuste a la baja. Pero ya se anticipa la actividad económica más débil e ilustra lo difícil de hacer una evaluación, admitió.

Experiencia H1N1

Previo a participar en la Central Banking Conference que en sociedad presentaron el Banxico y el Banco de la Reserva Federal de Chicago, explicó que el brote del coronavirus “está considerado como un factor de riesgo (para México) de difícil anticipación sobre el escenario central de crecimiento económico para el 2020, cuyo rango se ubica entre 0.5 y 1.5 por ciento”.

“Estamos transitando en un territorio desconocido”, reconoció y tomó como ejemplo el episodio mexicano del H1N1 en el 2009 para advertir que sí tuvo un impacto severo en la economía que se revirtió parcialmente hasta que se presentó un punto de inflexión con la llegada del tratamiento, la disponibilidad en el mercado del medicamiento Tamiflu y un clima más benigno para limitar la propagación. Hasta ese momento se tuvieron mejores oportunidades de recuperación de los sectores económicos que previamente estuvieron paralizados.

Tasas fortalecen parcialmente el riesgo

Ante el presidente de la Reserva Federal de Chicago reconoció que a pesar de los cinco recortes consecutivos en la tasa de corto plazo, en términos relativos, sigue siendo atractiva para los inversionistas y es uno de los factores que explican la fortaleza del tipo de cambio. Sin embargo, alertó que esta relativa fortaleza del peso mexicano “puede cambiar rápidamente como se ha visto los últimos días ante la evolución del coronavirus”.

Matizó que el riesgo de un brusco ajuste de portafolios es lo que alimenta la cautela del Banxico. Dijo entonces que sin ser una consideración determinante sobre sus decisiones (de política monetaria), tienen que incorporar al tipo de cambio y encontrar el mejor balance entre las condiciones externas, internas y algunos de los choques que se puedan presentar.

[email protected]