El Banco de México informó que no registró una ingresos suficientes para transferir un remanente de operación al gobierno federal, resultado de “las importantes fluctuaciones del tipo de cambio”.

Al interior de los estados financieros del banco central correspondientes al ejercicio 2020, dictaminados por un auditor externo, declararon que “no fue posible asignar recursos a la reserva de revaluación de activos ni resultó un remanente de operación”.

Así, el 2020 resultó el cuarto año consecutivo que el banco central no registró una utilidad suficiente para generar un remanente de operación transferible al gobierno federal.

El remanente de operación del Banco de México, es una ganancia contable por variaciones del tipo de cambio que se obtienen al cierre del año fiscal.

Como el banco central no es una institución financiera con fines de lucro, tal como se lee en el Artículo 55 de la Ley del Banco de México “deberá entregar al gobierno federal el importe íntegro de su remanente de operación una vez constituidas las reservas previstas en esta ley”.

El banco central precisó que “las importantes fluctuaciones del tipo de cambio en el 2020 ocasionaron variaciones relevantes en los resultados y en las reservas de capital que se reportaron mensualmente a lo largo del año”.

Detalló que “las reservas de capital alcanzaron su máximo nivel del año en los estados financieros al 30 de abril cuando el tipo de cambio FIX de la moneda nacional frente al dólar se subió en 23.9283 pesos y dichas reservas de capital ascendieron a 918,279 millones de pesos”.

“No obstante, hacia el cierre del año, el tipo de cambio FIX registró una apreciación significativa en relación con los niveles máximos alcanzando un valor de 19.9087 al 31 de diciembre. Esto redujo el valor en moneda nacional de los activos internacionales incluidos en el balance del Banco de México así como de una amplia gama de pasivos denominados en moneda extranjera tanto del sector público como privado”, se lee en el comunicado.

Al respecto, recientemente, Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda y Crédito Público declaró: “Como hemos observado en los últimos meses, el tipo de cambio se ha venido apreciando significativamente, al cierre de 2020 cerró en 20.5 y 21 pesos por dólar, actualmente está en 20.3 y eso prácticamente reduce la posibilidad de que haya remanentes del banco central”.

Los resultados

Los estados financieros dictaminados para el 2020 presentaron un resultado 165,017 millones de pesos en el ejercicio. El director de Investigación Económica en el think lab Saver, Luis Pérez Lezama, explicó que este superávit del banco central evidencia que es una empresa contablemente sana que cuenta con mecanismos para garantizarse la generación de fondos para seguir operando.

Conforme lo marcan el artículo 54 de la Ley de Banco de México, una proporción de estos recursos se asignó a la amortización de pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores.

Las pérdidas acumuladas de ejercicios anteriores sumaban 121,775 millones de pesos.

Asimismo, en cumplimiento con lo dispuesto por el artículo 53 de la misma Ley, la Junta de Gobierno destinó los 43,242 millones de pesos restantes a incrementar las reservas de capital con lo que al 31 de diciembre de 2020, dichas reservas ascendieron a 43,750 millones de pesos.

Mientras el capital contable, que incluye al capital contribuido y las reservas de capital, fue de 53,361 millones de pesos, que según lo descrito en el comunicado, representa únicamente el 0.23% del PIB de 2020.

“Dicha cifra (53,361 millones de pesos) es inferior a 0.58% del PIB al que equivalía el capital contable al cierre de 1994, que fue el primer ejercicio sujeto a la Ley del Banco de México y utilizando como referencia para el citado artículo 53 de dicha Ley”.

El Banxico no genera una utilidad constante. La última ocasión que obtuvo remanentes suficientes para hacer una transferencia al gobierno, fue en el 2017, con un remanente de 321,653 millones de pesos generado.

Este remanente fue generado en el ejercicio fiscal 2016, cuando el tipo de cambio se depreció 20% y fue transferida conforme a la Ley y una vez constituidas las reservas contables, en abril del año siguiente, fecha en la que también se suele realizar una auditoría contable del Estado de Cuenta anual del ejercicio anterior.

El experto de Saver comenta que no es una buena idea crearse expectativas de que el Banco de México puede generar un ingreso adicional al gobierno federal.

“Quien tiene que hacer una gestión ordenada de las finanzas públicas sanas para ser autosuficiente es Hacienda. En una dualidad de espejos en el manejo financiero, Hacienda debe comportarse como Banco de México para generar ingresos presupuestarios y alimentar sus fondos de ahorro para cuando se presentan eventualidades”.

De ahí la relevancia de avanzar en un cambio estructural de orden fiscal sí, y solo sí, se consigue un crecimiento en la economía pues tal como lo explicó el investigador, “no hay experiencia en el mundo de una reforma fiscal exitosa si no está anclada en el crecimiento económico”.

Ley de Banxico

Art 53

Preservar el valor real del capital del banco más sus reservas e incrementar dicho valor conforme aumente el PIB en términos. reales,

Art 53

Constituir las reservas adicionales.

Art 55

Deberá entregar al gobierno federal el importe íntegro de su remanente de operación.

ymorales@eleconomista.com.mx