El Banco de México (Banxico) trabaja en el desarrollo de una plataforma encaminada a la implementación de una moneda digital. Así lo informó el propio banco central al Congreso, el pasado 16 de diciembre en el Informe Anual sobre el Ejercicio de las atribuciones conferidas por la Ley para la Transparencia y el ordenamiento de los servicios financieros.

Este desarrollo está tomando como base las características que hoy ya posee la infraestructura de compensación y liquidación del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI).

Al interior del documento, detallan que estas características son de operatividad las 24 horas del día, los 7 días de la semana; pagos instantáneos, alta disponibilidad, estandarización de procesos y medidas robustas para administración de riesgos así como ciberresiliencia.

“El proyecto tiene entre sus objetivos la apertura de cuentas para el registro de una moneda digital tanto para personas bancarizadas como no bancarizadas, contribuyendo con ello a la inclusión financiera”, precisan en el documento.

Además, busca ampliar las posibilidades de pago en la economía bajo las premisas de rapidez, seguridad, eficiencia e interoperabilidad, es decir, su interacción con otros sistemas de pago.

En el mismo documento, el banco central precisa que el desarrollo de lo que será la moneda digital del Banco de México, buscan “sentar las bases para la innovación al contar con un activo versátil desde el punto de vista tecnológico para la implementación de mecanismos de automatización y programabilidad para el uso de servicios financieros”.

CoDi, primer paso

El Banco de México detalló al Congreso que el desarrollo del proyecto se concibió en tres etapas, recurriendo en primera instancia al “ecosistema CoDi” a fin de permitir la realización de transferencias indicando únicamente el dato de beneficiario, como es el caso de un número celular.

Además, supone el mantenimiento temporal de saldos a favor de un usuario no bancarizado.

En una etapa posterior, esta funcionalidad podrá evolucionar a un esquema de órdenes de pago tokenizadas, de modo que una transferencia pueda ser posteriormente redimida.

Finalmente, y a partir de los elementos desarrollados en las dos etapas previas, se contempla el desarrollo de funcionalidades para constituir registros de moneda digital a favor de usuarios directa o indirectamente en el banco central.

rrg