Por primera vez desde el nacimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), en 1945, cuatro países de mercados emergentes tendrán el poder para compensar las decisiones de las economías avanzadas en las deliberaciones que se presentan al interior de la entidad.

Se trata de China, India, Rusia y Brasil, quienes formarán parte de los 10 miembros de mayor poder de voto entre los 188 integrantes del FMI, tras la aprobación de la reforma de cuotas que completó Estados Unidos el viernes pasado.

Las cuotas que pagan los 188 países miembros del FMI al organismo son proporcionales al tamaño de las economías y su participación en la producción mundial.

Con la 15a reforma a las cuotas en marcha, China será el tercer país más influyente del organismo; Brasil será el décimo mejor acreditado (estuvo ubicado por años en el sitio 17); India ostentará el 8o poder de voto (previamente mantuvo el puesto 13) y Rusia ocupará el noveno lugar, desde el décimo que tenía previo a la afirmativa estadounidense.

Al destrabarse la aprobación del Congreso de Estados Unidos, que faculta al representante de ese país ante el Fondo para votar a favor de la reforma, el Consejo Ejecutivo del FMI concede también un mayor peso a las economías emergentes en conjunto.

Así, por ejemplo, la cuota de México sube del sitio 19 al 14 más importante, lo que también fortalece el poder de voto de la silla, o conjunto de países con quienes México comparte decisiones al interior del organismo.

Cinco años para aprobarla

Para lograr este ascenso de los emergentes, se recortaron las representaciones de países europeos como Alemania, Reino Unido, Suecia y Francia y del propio Estados Unidos, que sin embargo se mantiene como el principal accionista del FMI, y el único con poder de veto.

Cinco años y tres meses después de haberse abierto el proceso para realizar la 15a revisión anual de cuotas y derecho de voto del FMI, el Congreso del principal accionista del organismo, Estados Unidos, aprobó el cambio.

Se trata de una solicitud que fue realizada semestralmente por los países integrantes del Fondo, desde que se propuso la revisión de cuotas, en septiembre del 2010, en particular los representados en el G-24 y en el máximo órgano de decisiones del FMI, el Comité Financiero y Monetario Internacional (IMFC).

En octubre, durante las Reuniones Anuales del FMI en Lima, Perú, el presidente del IMFC, Agustín Carstens, admitió que en los 15 años que él lleva en el Fondo, el retraso en la aprobación de la reforma de cuotas es realmente una situación sin precedente .

La fórmula del cálculo de las cuotas del FMI se revisa cada cinco años, y aunque normalmente es un proceso que se toma su tiempo, en esta 15a revisión, resultaba más importante llegar a buen término.

De acuerdo con el también banquero central de México, ahora tenían que fortalecer al FMI, porque, la membresía lo desactualizó en los años que no hubo crisis, la membresía se sobreconfió y no le asignó más recursos .

Fondearán al FMI

El poder de voto de los países es el más visible de los cambios que se destrabaron con la autorización de EU para dar paso a la 15a reforma de cuotas, pero hay otros que tienen que ver con la fortaleza financiera con la que contará el FMI al entrar en funciones.

Las cuotas de los 188 países miembro aumentarán como resultado del acuerdo por el cual los recursos del FMI provenientes de las cuotas, que eran de alrededor de 283,500 millones de derechos especiales de giro (DEGS), equivalentes a 328,839 millones de dólares, se incrementan.

Esto, al subir a 659,670 millones de DEGS con la implementación de la reforma. Esto quiere decir que aumentará 22% el flujo de recursos que ingresará el FMI a sus arcas por concepto de cuotas de sus miembros.

También entra en funciones la propuesta, por primera vez, de que el Directorio Ejecutivo del Fondo se integre por directores ejecutivos electos. Esto eliminará la categoría del director ejecutivo nombrado (en la actualidad cinco directores son nombrados por los miembros con las cuotas más altas, pero esto cambiará).

[email protected]