El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene capacidad para otorgar apoyos financieros a los países de América Latina por 12,000 millones de dólares anuales, cifra que duplica la media histórica de préstamos que otorgaba la entidad previo al aumento de capital.

En una conversación sostenida por el presidente del BID, Luis Alberto Moreno, vía Twitter, precisó que el objetivo de la multilateral es dirigir los apoyos a sectores de rápida multiplicación de beneficios para la sociedad, como infraestructura, salud o educación.

Previo al arranque de la 53 Asamblea Anual del organismo, que este año se desarrolla en Montevideo, Uruguay, el funcionario alertó que las economías de la región no son inmunes a lo que ocurre en Europa, Estados Unidos y China .

Por ello consideró relevante impulsar de una vez los temas que han sido un cuello de botella para la Iniciativa Privada y el desarrollo económico: la competitividad y la productividad.

El presidente del BID sugirió también mejorar la calidad de la educación para que el capital humano tenga mayores herramientas para competir, superar el atraso en infraestuctura y promover una mayor integración comercial entre los países de la región.

Además consideró que un problema común entre los países de la región es la violencia y seguridad, que dijo: Son un lastre para el desarrollo de la región por sus elevados costos económicos .

El funcionario explicó, además, que cuando un país vive eventos de inseguridad, suelen presentarse deterioros en las condiciones de vida de la población.

Para atacar este problema, el funcionario comentó que las sociedades que invierten en cultura y deporte se vacunan contra el crimen organizado.

SUBE APORTACIÓN ECONÓMICA

No obstante a los desafíos que enfrenta la región por el contexto internacional, destacó la resistencia a los choques externos que han mostrado las economías de América Latina.

Destacó que la aportación de las economías regionales al PIB mundial pasó ya de 8 a 14% al cierre del año pasado.

El crecimiento económico regional -observó- sigue siendo ?robusto, aunque el ritmo viene disminuyendo por el impacto del escenario internacional difícil.

La región creció 4.3% en el 2011 y el BID espera que este año el incremento será cercano a 3.6 por ciento. Evidenció que el crecimiento económico de los últimos años ha sido acompañado de importantes avances en materia social y de empleo.

Sin embargo, -advirtió- la población más vulnerable sigue siendo una preocupación para el BID, pues son los primeros en sufrir el deterioro de las condiciones económicas y financieras de los gobiernos. Por ello enfatizó la relevancia de acudir al BID para algún tipo de asesoría técnica que les permita proteger a los grupos poblacionales más vulnerables.

La 54 Asamblea Anual del organismo se realizará el lunes próximo, donde participará el secretario de Hacienda, José Antonio Meade.