Hipólito Gerard, director del grupo constructor mexicano GIA, consideró como una muy buena idea la promoción conjunta que se hará para el desarrollo de proyectos de infraestructura bajo el esquema de Asociación Público-Privada (APP), aunque todavía falta establecer una entidad federal que se dedique sólo a ese tema y agilice procesos.

No sólo se trata de hacer paquetes, sino de tener una instancia única que se dedique a difundir la inversión que se requiere y lanzarlos con una normatividad equilibrada. Es algo que tienen varios países sudamericanos y centroamericanos, pero en México no lo tenemos y es necesario , afirmó.

GIA, una de las ocho constructoras más grandes del país, participa en los consorcios que construyen el edificio terminal y una de las pistas del nuevo aeropuerto. El año pasado se adjudicó un contrato (bajo la modalidad de Asociación Pública-Privada) de 220 millones de dólares para construir y operar el Centro Cívico Gubernamental de Honduras y otro para construir, equipar y dar mantenimiento a un hospital en Mérida, Yucatán, que además fue la primera propuesta no solicitada que presentó la constructora en el sector salud.

Hay un buen momento para trabajar en asociación con el gobierno. Ahora tenemos en el tintero varias propuestas no solicitadas para el sector hospitalario, que de aceptarse e iniciar las licitaciones, en el corto tiempo ayudarían al desarrollo de infraestructura en nuestro país , agregó el empresario.

A decir de Hipólito Gerard, el hecho de empaquetar las licitaciones genera un beneficio mayor al cliente, el sector público, porque le permite tener un mayor control de las mismas.

PYMES podrán participar

Además de las grandes empresas de la construcción (ICA, CICSA, Prodemex, La Peninsular, Pinfra), las pymes también tienen una amplia posibilidad de participar en obras público privadas mediante alianzas y consorcios, consideró el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Gustavo Arballo.

Nos queda claro que las firmas de mayor tamaño son las que más participación han tenido, pero ahora estamos trabajando y capacitando a las pymes que tienen deseos de ser incluidas. De adjudicárseles alguna obra, se convertirían en generadores de empleos en diferentes regiones del país, que es lo que estamos necesitando , comentó.

El representante empresarial fue uno de los oradores durante la ceremonia liderada por los secretarios de Hacienda y SCT, dependencias con las que ha trabajado para afinar la metodología a seguir por sus agremiados en propuestas no solicitadas de proyectos que no son tan cuantiosos, como una autopista o una planta de tratamiento de agua, pero sí relevantes para ellos porque permite potenciar inversiones.

Arballo insistió en la necesidad de dejar claro cuál es la fuente de pago de proyecto: deuda o los recursos que genera, para generar mayor interés .