Argentina informó este jueves que bajará los impuestos a las exportaciones de productos industriales, mineros y agropecuarios con el fin de fomentar los embarques y generar más divisas para un país que no logra dejar atrás una prolongada crisis económica que fue agravada por el coronavirus.

El país reducirá hasta fin de año los impuestos a la soja y los productos derivados al 30%, desde el 33% actual, y los de los bienes mineros al 8%, desde el 12 por ciento. La baja para los bienes industriales se escalonará de acuerdo con el tipo de producto.

"Se busca fortalecer el frente externo, se buscan fortalecer las reservas internacionales del país", señaló el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una conferencia de prensa.

Hasta la semana pasada, los agricultores argentinos habían vendido 32.2 millones de toneladas de la soja de la campaña 2019/20, 4.4 millones menos que las ventas registradas a la misma fecha del ciclo 2018/19, según datos oficiales.

Sin embargo, en ambos casos representa el 60% de la producción de la campaña, sumado el remanente de la temporada anterior. La soja de la campaña 2020/21 aún no ha comenzado a ser sembrada, así que no sería afectada por un recorte en el impuesto.

El Gobierno espera que esto lleve a los agricultores a incrementar sus ventas, pero no estamos seguros de eso", dijo más temprano una fuente del sector agroindustrial a Reuters, que adelantó la medida.

Argentina atraviesa una grave crisis tras permanecer hace más de dos años en recesión, con elevadas tasas de inflación. A su vez, la pandemia de Covid-19 ha acrecentado las dificultades de la segunda economía de Sudamérica.

El mes pasado el banco central argentino (BCRA) endureció el acceso al mercado de cambios para consumos en el exterior, compra de divisas para ahorro y financiamiento de empresas, con el fin de resguardar sus reservas.

La fuente dijo que el Gobierno de Fernández no se reunió con el sector agrícola durante la elaboración de la medida.

Sin embargo, horas antes del anuncio del jueves tres de las cuatro principales asociaciones rurales de Argentina dijeron a Reuters que habían sido invitadas a la presentación, pero que sus titulares no podrían asistir debido a que no se encuentran en la capital del país.

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Federación Agraria Argentina (FAA), dos de estas cuatro entidades, dijeron a través de comunicados que un recorte temporal de la tasa solo beneficiaría al sector agroexportador y que los agricultores argentinos no están reteniendo su producción con fines especulativos.

La dificultad "no es una baja circunstancial de unos puntos de retenciones, el problema es mucho más hondo, e interpela la confianza y los gestos cotidianos que el Gobierno tiene para con el campo en general", señaló CRA en un comunicado.