Las expectativas del sector privado para inflación y crecimiento vuelven a ajustarse al alza en julio, de acuerdo con los resultados de la Encuesta mensual que levanta el Banco de México.

Los 37 grupos de análisis y consultoría económica encuestados anticipan que la inflación terminará el año en 5.94%, tasa que está lejos del objetivo puntual de 3% y muestra un séptimo ajuste mensual al alza

La nueva previsión es la más alta recabada para la variación del índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), desde junio del año pasado y rebasa la recogida por la encuesta mensual del banco central del mes pasado, cuando esperaban un avance de 5.58 por ciento.

Para el Producto Interno Bruto (PIB) del 2021, los especialistas elevaron su expectativa de crecimiento a 6.06%, con lo que completaron un octavo ajuste mensual al alza.

El nuevo pronóstico de crecimiento supera 3.74% que anticiparon al iniciar el año; rebasa 5.80% previsto por ellos mismos en junio y se coloca como la tasa más alta esperada para el PIB de 2021 desde julio del 2020.

La nueva estimación promedio del PIB que tienen los especialistas del sector privado se aproxima al nivel que tiene la expectativa revisada por el Fondo Monetario Internacional que está en 6.3%; coincide con la proyectada por la Secretaría de Hacienda que es 6% y se encuentra en el punto medio del rango estimado del Banco de México que está entre 5 y 7 por ciento.

Estos resultados se divulgan 10 días antes de que la Junta del Banco de México asuma su sexta decisión monetaria del año, tras el anuncio de junio, cuando elevaron la tasa por primera vez desde diciembre de 2018.

Anticipan alza de tasas

Los expertos consultados anticiparon que la tasa de fondeo interbancario promediará 4.96 por ciento al cierre del cuarto trimestre y que mantendrá una trayectoria al alza para terminar el 2022 en un nivel de 5.32 por ciento.

Para el año entrante, los especialistas proyectaron una fluctuación de la inflación de 3.70%, que es ligeramente inferior al estimado del mes pasado que estaba en 3.75 por ciento. Además de suponer el regreso al rango objetivo, rompe la racha de cuatro meses consecutivos de expectativas al alza.

En la encuesta también se cuestiona la expectativa de los especialistas para la inflación de los próximos cinco a ocho años, en este punto anticipan que promediará 3.50%, una estimación que está arriba de 3.42% que tenían al iniciar el año y que muestra un ligero recorte desde 3.52% previsto el mes anterior.

El ajuste consistente en las expectativas de inflación refuerza los motivos señalados por la Junta de Gobierno de Banxico en su decisión del 24 de junio, que es la más reciente, cuando elevó la tasa en un cuarto de punto para llevarla a 4.25 por ciento.

Respecto al tipo de cambio peso- dólar, consideran que éste promediará al cierre del año en 20.29 pesos, ligeramente por arriba de las 20.25 unidades esperadas en la encuesta de junio.

En el apartado de la encuesta sobre percepciones del clima de negocios que ofrece México, identificaron tres factores que podrían obstaculizar el crecimiento de la economía: el primero con 16% de las menciones son los problemas de inseguridad pública; el segundo, con 14% de las respuestas es la incertidumbre por la política interna y el tercero, con 10% de las respuestas es la debilidad del mercado interno.

ymorales@eleconomista.com.mx