Caracas. Las autoridades venezolanas allanaron el lunes dos casas de bolsa por presuntas irregularidades cambiarias, como parte de un plan del presidente Hugo Chávez para incrementar el control gubernamental sobre el mercado no oficial de divisas.

El mandatario socialista firmó el domingo una reforma legal que dará al Banco Central exclusividad para operar con divisas en el país, ya sea en monedas o títulos valores, pese a que analistas creen que esa estrategia generará más inflación y menos confianza en la economía.

"La investigación del caso se inició el 14 de mayo, ante la denuncia de representantes de la Comisión Nacional de Valores, sobre presuntas irregularidades por parte de las operadoras cambiarias, las cuales al parecer obviaban el ordenamiento jurídico vigente", dijo la Fiscalía en un comunicado.

Las casas afectadas son Sociedad de Corretaje de Valores Heptagon y Casa de Bolsa Finalca, dos firmas de poco tamaño residenciadas en Caracas.

La semana pasada, las autoridades allanaron cuatro casas de cambio presuntamente ilegales y detuvieron una persona como parte del operativo para luchar contra la "especulación".

Las redadas se produjeron pese a que la ley reformada todavía debe ser publicada en la Gaceta Oficial para entrar en vigor, algo que estaba previsto para el lunes, con los mercados cerrados por ser feriado bancario en Venezuela.

El Banco Central y el Ministerio de Finanzas podrían ofrecer una rueda de prensa esta semana para explicar la ley, cuya aprobación por la Asamblea Nacional la semana pasada prácticamente paralizó las operaciones de cambio no reguladas a la espera de conocer el nuevo mecanismo.

"A partir de la salida en Gaceta Oficial de la ley sólo será competencia exclusiva del Banco Central de Venezuela el manejo de las divisas, con lo que se acaban las casas de bolsa como sitios en los que se transaban los papeles de la República", dijo Chávez durante su programa "Aló, Presidente".

El mandatario socialista aseguró que no modificará el control de cambios vigente desde el 2003 y adelantó que la semana que viene continuarán los allanamientos y arrestos contra los operadores cambiarios irregulares.

Además, reiteró su amenaza de cerrar las casas de bolsa si considera que siguen especulando, luego de que el dólar paralelo tocara máximos históricos este mes contra el bolívar.

Pese a devaluar en enero y fijar dos nuevas tasas de cambio oficiales -de 2,6 bolívares por dólar para importaciones esenciales y de 4,3 bolívares para el resto-, Chávez no ha podido frenar el ascenso del dólar permuta, que se llegó a pagar a 8,2 bolívares.

Esto, dicen analistas, está impulsando la inflación al encarecer las importaciones en un país que compra en el exterior el 90% de los bienes que consume, y podría retrasar la salida de la recesión en la que se sumió desde el 2009.

Varios funcionarios han dicho que el Banco Central podría implementar una banda de precios para vender el bolívar a tasas no reguladas y satisfacer las necesidades de divisas de empresas y particulares.

Analistas han mencionado la posibilidad de que sea de entre 5-7 bolívares por dólar.

Sin embargo, también aseguran que la nueva regulación creará un mercado negro ilegal donde la moneda estadounidense toque cotas superiores a los 10 bolívares.

apr