La economía mexicana alcanzará una expansión de 2.3% este año, una previsión que se encuentra debajo del pronóstico de 2.9% que tenía en mayo la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Con esta previsión, la OCDE se queda ligeramente por debajo de la media ubicada en el rango oficial de crecimiento, que es de 2 a 2.8 por ciento.

El recorte en su pronóstico, que es resultado del deterioro de expectativas para el comercio mundial y la caída del precio del petróleo, impactó también las perspectivas de la entidad para México de cara al año entrante.

Así, redujeron de 3.5 a 3% su pronóstico para el PIB del 2016 y presentan la primera previsión que tienen para el 2017, donde anticipan que la economía mexicana podría registrar una expansión de 3.3%, impulsada por Estados Unidos y el efecto de las reformas internas.

Desde París, sede de la OCDE, el economista senior para México y Chile de la entidad, Sean Dougherty, sostuvo que la aplicación del paquete de reformas favorecerá un crecimiento adicional de 0.50 puntos del PIB en el mediano plazo.

Reforma energética, impulso para la economía

En conferencia para presentar el reporte, Dougherty explicó que la reforma energética sigue siendo una de las más importantes para México, porque favorece la inversión privada al sector de alto potencial de desarrollo.

Matizó que el precio mundial del hidrocarburo ha sido determinante para limitar el interés de los inversionistas en el sector energético mexicano, pero confió en que en el mediano plazo sí se presentará un mayor flujo de capitales productivos, capaces de favorecer un mayor desempeño económico.

Dougherty respondió que la inflación de energéticos en México va a contracorriente de la tendencia bajista mundial por su política de control de precios.

No obstante, enfatizó que la tendencia autorizada por el Congreso, para abandonar esta política de controles de manera gradual, terminará por favorecer al consumidor final conforme se reorientan los precios mundiales de los commodities.

Refirió que una vez que la reforma energética esté en marcha, esperan precios mucho más competitivos para el consumidor final. No obstante, enfatizaron que la ejecución de la reforma será determinante.

Ejecución, riesgo

De acuerdo con el especialista de la OCDE, la ejecución de las reformas es lo más importante para impulsar a la economía mexicana.

Consideró que las economías de América Latina deberían seguir a México en el proceso de cambios estructurales, y refirió que una vez implementados los cambios en el país, se tiene que pensar en una nueva generación de reformas.

No se puede relajar el ímpetu de las reformas. Muchas de ellas deben venir acompañadas de una legislación secundaria, lo que da la certeza de su ejecución. La implementación y evaluación de las reformas es muy importante porque a partir de ahí, se puede armar una continuación de la agenda de reformas , consideró.

Bien ubicado ante alza de tasas

En la misma conferencia, participó Eduardo Olaberría, coordinador de estudios sobre América Latina. Ahí, aseveró que el efecto real que tendrá el mejor desempeño de la economía estadounidense sobre México compensará el impacto financiero del alza de tasas de la Fed.

En nuestro Panorama Económico, se destaca como potencial riesgo para las economías emergentes, que involucra claramente a las latinoamericanas, el aumento del costo de financiamiento y reducción de flujo de capital para estos mercados , dijo.

Pero en el caso de México, aun existiendo el riesgo, estará más que compensado por el hecho de que Estados Unidos tiene un pronóstico de crecimiento más fuerte, que lo que está detrás del aumento de tasas .

[email protected]