Para el próximo año, el gobierno federal propone que el gasto en inversión pública alcance 759,868.2 millones de pesos, lo que significaría un incremento de 2.5%, en términos reales y respecto al presupuesto que se le aprobó para este año.

De acuerdo con información del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2020, 56.6% del gasto en inversión pública se concentrará en Petróleos Mexicanos (Sener), la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Secretaría de Energía (Sener), con un total de 429,984.6 millones de pesos para las dos empresas productivas del Estado y la secretaría.

Pemex tendrá recursos por 332,604.4 millones de pesos, un aumento de 17.6%, respecto del presupuesto que se le aprobó para este año; mientras que la CFE tendrá un presupuesto de 51,124.2 millones de pesos, una reducción anual de 21 por ciento.

La Sener dispondrá de 46,256 millones de pesos, lo que significará un aumento de 78.6%, en términos reales y respecto al presupuesto que se le aprobó para este año por 25,900.1 millones de pesos.

En contraste, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tendrá recursos por 42,093.4 millones de pesos, 27.2% menos de lo que se le aprobó para el 2019, amén de que en el caso de grandes proyectos como el Tren Maya o el aeropuerto de Santa Lucía se encuentran en otras dependencias, en el primer caso en Fonatur y en el segundo en  Sedena.

Lo mismo se observa en la Secretaría de Turismo, a la cual se le propone un gasto de inversión de 3,287.9 millones de pesos, lo que implicaría una reducción de 53.1% respecto del presupuesto de este año.

Inversión física tendrá una reducción de 5.4%

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), comentó que lo que más preocupa del gasto de inversión pública es la inversión física, la cual se refiere a la creación de obra pública e infraestructura y su mantenimiento, pues tendrá recursos por 634,441.7 millones de pesos, es decir, una reducción real de 5.4%, respecto del gasto aprobado en 2019.

“En la inversión física es donde se esperaría que el gobierno pueda impulsar su crecimiento económico, pero si trae una reducción de 5.4% y se concentrará en un solo sector económico, es difícil pensar que se logre porque además se tiene que ver cuánto de esa inversión se hará en México, es decir, cuántos materiales se van a importar o hacer aquí en el país”.

A su parecer, hace falta crear una política industrial integral que tenga un mayor impacto a nivel nacional. Criticó que en el decálogo que presentó recientemente el gobierno sobre el desarrollo industrial no se tenga una definición clara de lo que se hará en cada sector como el de construcción, manufactura y minería.

“Lo que se presentó en el decálogo es muy parecido a lo que presentó en su momento el presidente Ernesto Zedillo, donde sólo se habla de competencia y apertura económica, y el mensaje es “más mercado y menos gobierno. Se mantiene la lógica de libre comercio y neoliberalismo”.

Se requiere mejorar entorno

Jessica Peña Roldan, economista en jefe de Finamex, comentó que una de las tareas pendientes de este gobierno ha sido generar un entorno de mayor confianza a los inversionistas. Agregó que, si bien el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, ha reconocido que no se han dado los mensajes claros para que el sector privado invierta en el país, no han visto acciones más contundentes que muestren señales de un mejor ambiente económico.

“En distintos sectores como la construcción, comercio y manufactura, (los inversionistas) piensan que éste no es un buen momento para invertir (...) Quieren saber que los contratos se van a cumplir o cuál será la regulación en los proyectos de inversión para poder emprender negocios o invertir”.

Comentó que se debe tener más certeza sobre las inversiones que se harán en los proyectos prioritarios del gobierno; además, consideró que no toda la inversión se debe concentrar en un sector como el energético, sino también se debe apostar a otros rubros que generan valor agregado como las inversiones en el sector salud y educación.

Precisamente, se plantea que el gasto en inversión de la Secretaría de Salud será de 5,259.1 millones de pesos en el 2020, lo que significaría una reducción de 5.7% respecto a lo aprobado en el 2019; mientras que el gasto en inversión en la Secretaría de Educación Pública es de 752.7 millones de pesos, una disminución de 36.4% respecto al aprobado para el 2019.

Decálogo para impulsar la inversión

1. Promover mayor competencia económica para fortalecer el mercado interno

2. Aprovechar la apertura comercial para fortalecer las cadenas productivas

3. Impulsar la mejora regulatoria

4. Generar un entorno amigable de negocios

5. Alentar el crecimiento de las pymes y el contenido nacional en bienes y servicios

6. Fomentar la digitalización del sector manufacturero

7. Modernizar los procesos de normalización

8. Propiciar la economía de la salud para aumentar la productividad y competitividad

9. Aumentar el financiamiento de la banca de desarrollo

10. Incentivar los proyectos industriales en las regiones más rezagadas