La Sharapova del racquetbol. Así es como su nuevo sponsor Head, ha bautizado a Paola Longoria. No es para menos. La número uno del mundo nunca pierde el glamour. Nunca. Ni siquiera en medio de la sesión de fotos donde, apresura a su asistente a acercarle una bolsita es que no traigo lipstick , excusa. Y frente al espejo se luce, se mira desde varios ángulos. Sonríe.

Confiesa, pues, entre un flashazo y otro que, a sus 21 años, le gusta disfrutar de cosas que cualquier otro joven hace a su edad: Ir al cine, salir con mi novio, estar con mi familia, salir de antro… Soy normal , advierte.

Su feminidad le alcanza para aceptar que le gustan las películas románticas. Su favorita, Diario de una pasión. La música metálica me parece poco linda y le encanta ir de compras: Soy adicta .

Adicta al shopping y al racquetbol, deporte al que se dedica desde los ocho años, y por el que se decidió en lugar del tenis sólo porque en el tenis había que estar todo el tiempo en el sol .

Su éxito en las duelas la ha llevado a estar, por muchos años, en la cima del mundo, de la que no se quiere bajar: No es fácil. Me tardé dos años y medio.

Hoy me toca lograr este sueño en este año. Fue un gran año para mí ganar el campeonato Mundial. Pese a que se disputó en fechas de Juegos Olímpicos, sí fue un campeonato muy especial .

Explica mientras pasa su cabello entre los dedos, lo arregla. Y posa como lo haría la top model más famosa del mundo yo soy glamour total. Yo estoy segura que el deporte no está peleado con el glamour. Todo mundo cree que el deporte es sudor y te ves supermal... Pero ni al caso: hay ropa superfemenina, superbonita... Yo siempre trato de combinar mis diademas, no soy la típica que se agarra un chongo y se va a entrenar .

No lo es. Su pasión por verse linda y glamourosa en todo momento la llevó también a incursionar en el diseño de modas: Tuve la oportunidad de diseñar mi propia ropa un año y medio, pero por contrato de mi patrocinador tuve que suspenderla, porque es algo ilógico que diseñe ropa y no la use. Pero eso es algo que me gustaría retomar .

Agita la raqueta entre sus manos. Sonríe. Se muestra segura ante la cámara, que sigue retratándola. Acepta que en algunos momentos, esa seguridad le falló en su carrera deportiva porque la mentalidad es muy importante, creo que eso hace mucho la diferencia , asegura.

Y admite: En la gira del Tour profesional me ganaba mucho Rhonda (Rajsich, su eterna rival), entonces trabajé mucho con mi psicóloga deportiva, ella (Rhonda) se metía mucho en mi juego y yo no sabía cómo manejar ese tipo de emociones. Yo estaba más chica, pero de ahí entendí que cada derrota es un aprendizaje y como deportista es una lección para seguir tu carrera, seguir cumpliendo tus sueños. Entonces, pienso que debes levantarte y seguir , acepta.

Paola es de esas deportistas de una nueva generación que no sólo se enfocan en el alto rendimiento sino también en sus estudios, pues cursa la carrera de Ingeniero Mecánico Administrador en la Universidad Autónoma de Nuevo León: Es uno de mis principales objetivos el próximo año, terminar mi carrera .

La nacida el 20 de julio de 1989 es la primera deportista en ser la campeona del mundo en dobles y singles de su deporte, además de ser la ganadora del Premio Nacional de Deporte 2010, de tres medallas de oro en Juegos Panamericanos, tres más en Juegos Centroamericanos y el mismo número en campeonatos mundiales.

¿Qué más podría pedir? Que mi deporte fuera olímpico. Mi sueño es llegar algún día a ser como mi ídolo, Lorena Ochoa, quien por muchos años fue la número uno del golf y ahora, en Río de Janeiro, podría participar en las competencias olímpicas. Es mi sueño, mi anhelo, poder representar a México en unos Juegos Olímpicos , dice mientras se prepara para el último flashazo... y sonríe.