El británico Simon Yates (Mitchelton Scott) ganó la Vuelta Ciclista a España número 73, tras la vigésima primera y última etapa entre Alcorcón y Madrid, que se llevó al sprint el italiano Elia Viviani (Quick Step).

Yates, quien gana su primera Gran Vuelta, está acompañado en el podio por el joven español Enric Mas (Quick Step), segundo y gran revelación en esta Vuelta, y el colombiano Miguel Ángel López, que ocupó el tercer cajón del podio, el mismo que en la última edición del Giro de Italia, en mayo.

“Es una experiencia increíble”, indicó Yates tras la carrera, insistiendo en que “después del Giro estaba muy decepcionado, me tomó mucho tiempo superarlo, pero vine aquí con una motivación renovada y pude sacar adelante” la Vuelta.

Motivación

“Estoy muy contento de estar aquí, en el podio de Madrid”, dijo Enric Mas.

Su compañero de equipo italiano Elia Viviani se llevó la etapa, saliendo desde atrás en el pelotón para remontar posiciones e imponerse en la meta, ganando su tercera etapa en esta ronda española.

El italiano superó en la meta al eslovaco Peter Sagan (Bora) y a su compatriota Giacomo Nizzolo (Trek Segafredo), mientras Yates entró cómodamente en el seno del pelotón.

El británico, de 26 años, sucede en el palmarés de la ronda española a su compatriota Chris Froome, ausente este año en la prueba, y completa junto a Mas (23 años) y Superman López (24) el podio más joven de la Vuelta desde 1936. De paso, también completó un pleno británico en las Grandes Vueltas en el 2018, después de que Froome se impusiera en el Giro de Italia y Geraint Thomas se hiciera con el Tour en julio pasado.

Quintana, “no muy contento”

Más decepcionado se quedó su compañero de equipo colombiano Nairo Quintana, ganador de la Vuelta 2016, que la víspera ya se lamentaba de no haber logrado siquiera una victoria de etapa.

“En lo personal (acabo) no muy agradecido, no muy contento, pero seguimos sumando experiencia, seguimos aprendiendo, tenemos que darle en el punto para dar este paso que nos hace falta de mejoría y nuevamente estar ahí”, dijo Quintana, que acabó en la octava posición a casi siete minutos del ganador.

El belga Thomas de Gendt se quedó, por su parte, con el maillot blanco a lunares azules de mejor escalador, mientras que Yates también se adjudicó en Madrid el jersey blanco de la combinada.

El británico no ha podido soñar mejor premio que esta Vuelta, especialmente tras su decepción en mayo pasado en Italia, donde tras liderar durante varios días el Giro, acabó cediendo en la última semana. De paso, Yates también mostró su gran potencial para las Grandes Vueltas que ahora tendrá que confirmar especialmente en el Giro.

Yates podría volver a brillar en el Mundial de Ciclismo en la ciudad austriaca de Innsbruck, donde, ante la ausencia de Froome y Thomas, debería liderar al equipo británico en compañía de su hermano Adam.