Manama. El alemán Sebastian Vettel, vigente campeón mundial de la Fórmula Uno, volvió a la cima del campeonato de pilotos al lograr el domingo su primera victoria de la temporada para Red Bull en el Gran Premio de Bahréin.

La victoria número 22 en la carrera del piloto de 24 años, su primera en el reino del Golfo Pérsico, lo convirtió en el cuarto ganador diferente en las cuatro competiciones iniciales de la temporada, algo que no ocurría desde el 2003.

"Fue una carrera difícil, extremadamente dura", dijo Vettel, quien cerró los ojos y dio un profundo suspiro cuando subió al podio.

En las últimas vueltas, Vettel fue presionado por el finlandés Kimmi Raikkonen, campeón del mundo en el 2007 y de regreso en la categoría tras dos años corriendo en rally, quien finalizó segundo para Lotus.

Su compañero de equipo, el francés Romain Grosjean, subió al podio por primera vez, tras arribar en tercer lugar.

MUY COMPLICADO

"Dado que Kimi encontró una concesión en cada lugar en que usó nuevos neumáticos, que le permitieron empezar cada nueva parte de la carrera con los nuevos, fue muy complicado mantenerlo detrás ", admitió el campeón. "Una vez que estuvo muy cerca, pensé que iba a hacer más de un intento por pasar, pero terminó siendo suficiente e incluso pude escaparme un poco", agregó.

Por su parte, el australiano Mark Webber fue cuarto con el otro Red Bull por cuarta carrera consecutiva.

Con la tribuna principal semi vacía y pocos espectadores en un circuito con capacidad para 45,000, la carrera estuvo lejos de ser un asunto normal tras días dominados por discusiones sobre bombas molotov y gases lacrimógenos.

Hubo enfrentamientos nocturnos en varios lugares de la isla, protagonizados por manifestantes opositores al gobierno y policías. Equipos y organizadores finalmente pudieron tomarse un respiro de alivio una vez que la carrera terminó sin problemas en la pista.

Vettel, quien largó desde la pole position por primera vez en el año tras 15 salidas desde el primer lugar en el 2011, hizo su tradicional saludo con un solo dedo cuando cruzó la bandera a cuadros.

El alemán llegó a los 53 puntos y se adjudicó el liderato del campeonato de pilotos tras cuatro semanas en manos del piloto de McLaren, Lewis Hamilton, quien terminó octavo y tiene 49 unidades.

Además, Red Bull también superó a McLaren en la clasificación de los constructores.

El alemán Nico Rosberg, ganador de la carrera anterior en China en el primer triunfo de un equipo de trabajo de Mercedes desde 1955, finalizó quinto en Bahréin pero deberá esperar una investigación de los comisarios deportivos por maniobras suyas ante el McLaren de Hamilton y el Ferrari de Fernando Alonso.

Los comisarios decidieron no tomar acciones por los incidentes, entre ellos el que generó el enojo de Alonso tras haber sido obligado a salir de la pista.

En tanto, el escocés Paul di Resta terminó sexto para Force India, seguido del español Alonso. Su compañero de Ferrari, el brasileño Felipe Massa, finalmente arribó en puestos de puntos en el noveno lugar, delante del Mercedes del siete veces campeón mundial Michael Schumacher, quien había largado en el puesto 22 tras una penalización por un cambio de caja no programado.

El mexicano Sergio Pérez finalizó undécimo a bordo de su Sauber.