El deporte fue uno de los tantos ámbitos sociales que tuvo que adaptarse a la nueva normalidad que obligó la pandemia en México y que inició el 23 de marzo de 2020 con la Jornada Nacional de Sana Distancia. Durante el último año, El Economista cuestionó a líderes de ligas y clubes profesionales en México sobre alternativas de soluciones inmediatas y a largo plazo para enfrentar el confinamiento y la interrupción de los aforos. Sin taquilla, la atención de los seguidores a los deportes se acentuó a lo digital.

El futbol, basquetbol, beisbol y tenis emprendieron soluciones de reactivación de torneos con el respaldo de protocolos sanitarios. Los cuatro deportes anteriores tendrán torneo este año y el ingreso gradual de fans a los estadios queda supeditado al semáforo epidemiológico y a la aprobación de los gobiernos locales.

Este diario hace un recuento de las acciones de Mikel Arriola (Liga MX), Sergio Ganem (LNBP), José López García (LMBPF), Horacio de la Vega (LMB), Omar Canizales (LMP), Raúl Zurutuza (AMT), José Antonio Fernández (ATC), Gustavo Santoscoy (Abierto de Zapopan), Hernán Garza, (Abierto de Monterrey) y expertos de las áreas de marketing y comercial de las instituciones, quienes, de acuerdo a las prioridades en su balanza comercial, tomaron soluciones inmediatas u otras a largo plazo con el fin de aminorar las pérdidas.

Fútbol mexicano en la pandemia

Reorganización y un nuevo rostro para maximizar ingresos

El futbol sufrió modificaciones mayúsculas en el último año. El 15 de marzo, tras la jornada 10, la Presidencia Ejecutiva de la Liga MX y Ascenso MX suspendió, por primera vez en su historia, todos los encuentros en sus diferentes ramas y categorías de acuerdo a las recomendaciones de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal. El 22 de mayo se declaró terminado el certamen sin un ganador.

A falta de competencias, la Asamblea de Dueños acordó realizar un torneo virtual con tres representantes de los 18 equipos de Primera División: la eLiga MX FIFA 20 que inició el viernes 10 de abril y tuvo como campeón al Club León gracias al desempeño en los esports del delantero Nicolás Sosa.

Durante dicha pausa, el 17 de abril se oficializó un rumor surgido desde antes del confinamiento: la abolición del Ascenso MX, buscando el saneamiento económico de sus clubes, agravados por la crisis sanitaria. Al mismo tiempo quedaba suspendido el descenso por cinco años, informó el comunicado del entonces presidente, Enrique Bonilla, y el paso a una nueva categoría de desarrollo de jóvenes, la Liga Expansión MX.

El 9 de junio se dio a conocer el protocolo de salud bajo el cual el balón regresaría a rodar, incluidas la Liga de Expansión y Femenil, compuesto por cuatro fases. Dichas medidas permitieron que el 24 de julio iniciara una nueva etapa bajo el nombre de Guardianes 2020 (el arranque estaba programado para el 23 pero se suspendió debido a contagios de Covid-19), el cual incluiría una fase de repechaje para calificar a la Liguilla.

En octubre, Necaxa y Mazatlán fueron los primeros que, tras siete meses, ingresaron aficionados con un aforo no mayor al 50 y 30% de su capacidad, respectivamente, y de forma “focalizada, gradual y ordenada”.

Al término del torneo, la Liga anunció que Enrique Bonilla dejaría el cargo de presidente para fungir como encargado de una nueva división internacional de la Liga MX. Entre sus tareas se encontrará el regreso de los clubes mexicanos a la Copa Libertadores y un torneo en conjunto con las MLS.

A partir del 1 de enero, Mikel Arriola, que fuera candidato del PRI a la gubernatura de la Ciudad de México en 2018, tomó las riendas de la competencia. El maestro en políticas públicas y en derecho tiene la misión de profesionalizar la Liga MX como empresa, maximizar los ingresos de los clubes para que puedan invertir en fuerzas básicas, evitar casos de inestabilidad económica y transparentar los recursos.

Parte de su estrategia es la internacionalización de la liga y la centralización de activos para generar más valor en conjunto, en lugar de seguir con las prácticas de acuerdos individuales. Al momento, la liga ha sumado su primera asociación con la agencia multinacional estadounidense IMG para la comercialización de sus patrocinios globales hasta 2023, la cual vendió los derechos de categoría de cerveza de la Liga MX a la marca Tecate.

Basquetbol el primero en preparase ante Covid-19

Los encestes, más vistos que nunca

Una de las primeras ligas en México que nunca quitó el dedo del renglón fue la LNBP: afrontó los riesgos, elaboró un plan sanitario y sumó alianzas comerciales. El certamen permaneció en pie pero sólo con aquellos equipos que pudieran hacerle frente a la temporada.

El torneo se realizó sin aficionados, quienes generan en promedio el 25% de sus ingresos. La manera de compensar dicha pérdida y exposición en los estadios fue la adquisición de más plataformas digitales y canales de televisión abierta y restringida para llevar los partidos hasta los hogares de la afición. La medida aumentó en un 33% la cantidad de espectadores digitales y, por primera vez, la quinta parte de sus ingresos provino de los derechos de transmisión.

Además, sumaron a la plataforma de juego a Strendus y Punto CHG Infraestructura como patrocinadores globales. Ganem explicó que este año sirvió para afianzar alianzas de exposición y, así, atraer patrocinadores que ya no son sólo regionales.

“No haber tenido liga este año hubiera sido un error. Con el arraigo que estamos teniendo, la oportunidad era igual o más grande que la crisis. Hemos ganado espacios (en los medios de comunicación) que nos hubieran costado hasta cinco años de haberlos ganado de manera tradicional y hoy los tenemos gracias a la pandemia porque provocó que otras ligas se fueran. Ellos (los medios) tenían necesidad de contenido y nosotros teníamos la necesidad de llegar a nuestro público”.

“La prioridad es rescatar la temporada”

La Liga Mexicana de Baloncesto Profesional Femenil (LMBPF) tiene como prioridad desarrollar una temporada 2021 sin contratiempos y ser un proyecto autosustentable a largo plazo.

Tras pausar la temporada el 15 de marzo, y después de cuatro meses de incertidumbre, la liga se vio en la necesidad de cancelar su temporada 2020. En este momento, los presidentes de los equipos no han llegado al punto de equilibrio, pues invierten más de lo que ganan: sostener una temporada cuesta entre 1.6 millones de pesos para los equipos más modestos y hasta 3.5 para los de proyectos más ambiciosos.

Sin embargo, el circuito estará de vuelta el 27 de marzo con 10 equipos. El crecimiento como marca depende de las acciones individuales de cada club; Mexcaltecas de Nayarit, administrado por José López García, también presidente del circuito, ha logrado la monetización de sus transmisiones, mientras que el Club Aztks del Estado de México cuenta con un gimnasio propio.

Abiertos de tenis

Mextenis crea burbujas con aforo

El AMT llevó su edición de 2020 sin percances, sin embargo, el 2021 se convirtió en el mayor reto económico que ha sufrido Mextenis, la empresa dueña de la franquicia del Abierto Mexicano, Abierto de Los Cabos y The Greatest Match, pues en 2020 tuvo que cancelar el torneo de Baja California y en 2021 el AMT vería reducido su aforo a sólo el 30%.

Para cubrir el costo extra que implica realizar un torneo con protocolos sanitarios, se sumaron dos nuevas alianzas comerciales para contar con 31 patrocinadores, entre ellos ÉVITER, empresa que proporcionó al torneo los productos de BIO protección de salud y sanitización del inmueble. Un 60% del material de protección sanitaria fue pagado por dicha compañía.

El torneo, que se llevó a cabo en una modalidad de burbuja, contó con dos restaurantes para jugadores y el equipo y caminos únicos para que los tenistas lleguen a las canchas; solo la gente acreditada podía entrar a la parte de abajo del estadio.

Pese a los planes de cambiar de sede en 2021, se decidió organizar el torneo en el mismo sitio para tener un mejor control logístico de las medidas sanitarias, sin embargo, quedó el torneo de WTA quedó en status de suspendido. El torneo se realizó bajo el nombre AMT Safety, cuyo protocolo de salud recopila los lineamientos que solicita la ATP, el gobierno del estado de Guerrero, además, el hotel Princess Mundo Imperial, reservado para los tenistas, y que pasó por más de 40 procesos de certificación de salubridad en sus centros de consumo. Dentro de las líneas de negocio de Mextenis, también cuentan con el Abierto de Los Cabos, que el 15 de mayo de 2020 informó la decisión de dar por cancelada la quinta edición del torneo ATP 250, un evento que generó 100 millones de pesos en derrama económica en 2019.

A partir de entonces se comenzaron a trabajar ajustes para aminorar las pérdidas de la cancelación como negociar el costo de la renta de los espacios y el fee de la ATP.

El torneo permaneció con el apoyo de sus patrocinadores para ser posible su realización en el verano de 2021 en el que podrá estrenar su nuevo recinto.

“El Green Zone, forma parte del ATC safety, es un espacio aislado y protegido destinado para los jugadores y sus acompañantes. En este espacio, los jugadores tendrán todo lo que necesitan, su propio restaurante, alberca, gimnasio, etc”, dijo el Director del torneo José Antonio Fernández.

Torneos libres de Covid-19

En 2020, tres días antes de dar inicio al Abierto de Zapopan se dio por cancelado a causa de la pandemia. Pese al golpe, significó una oportunidad de madurar y crecer, “Tras la salida del torneo WTA 250 de Acapulco y ante la posibilidad de que el torneo se fuera a otro país, buscamos a la WTA para expresar que queríamos un torneo más grande, crecer a (categoría) 250”, dijo Santoscoy.

Mientras que el éxito del torneo se tradujo en cero casos de covid-19 entre jugadoras y personal dentro de la burbuja en las que se llevaron a cabo. En esta edición del torneo la WTA proveyó de un 60% de lo que se requería: más de 1,200 pruebas de PCR, médicos, infectólogos, incluso, se iban a hacer cargo de los gastos si una tenista da positivo y tiene que guardar cuarentena.

Abierto de Monterrey, sin público

El Abierto de Monterrey fue uno de los últimos eventos internacionales de tenis celebrados antes de entrar en confinamiento. La edición de 2021 se rescató, pero sin público. La falta de hasta 45,000 aficionados durante sus 9 días de actividad le impidieron generar el 50% de sus ingresos.

Otro golpe fue la reducción de algunos de sus patrocinios al 50% y la salida de otros, lo que provocó que el gasto operativo cayera entre 30 y 40%, indicó su director, Hernán Garza, además de una disminución del 12% de los premios con respecto a las ediciones de 2019 y 2020.

“Con los derechos de la televisión estamos saliendo apenas”. El Abierto GNP fue transmitido en 140 países de los cinco continentes y, en México, a través de Multimedios; todas estas transmisiones incluyeron plataformas online.

El 40% de la afluencia al recinto, entre abonos, suites y palcos, que se habían vendido, se harán validos para el torneo en 2022.

Liga Mexicana de Beisbol

Aprovechar la pausa para la reingeniería

El 1 de julio de 2020 se dio a conocer que, por primera vez en 95 años de historia, la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) no llevaría a cabo su temporada, acordando brindar apoyo económico a los peloteros y al cuerpo de umpires. Mientras tanto, sería aprovechado el tiempo para dar paso a una profunda reingeniería en el circuito que incluye un renovado sistema de gobernanza, una transformación tecnológica y digital e inversión en infraestructura de televisión y medios.

Una de las principales estrategias para salir adelante en 2021 es la centralización de derechos de televisión, buscando aumentar su alcance de cinco millones a 35 millones de espectadores y promover a los equipos más allá de su mercado local, ya que hasta 2019 solo el 43% de los clubes transmitían en cadena nacional y menos del 15% en Estados Unidos.

Otra tarea clave, que va de la mano con la venta y repartición de los derechos de televisión, es conseguir solidez financiera como liga. Por ahora la LMB cuenta con solo dos patrocinadores institucionales y se encuentran en la búsqueda de sumar dos o tres.

La nueva temporada comenzará el 20 de mayo y, respecto a los protocolos Covid-19, la liga solo asumirá los gastos de pruebas e insumos de protección para los umpires y demás personal operativo, pero no para los peloteros, ya que eso será responsabilidad de cada uno de los 18 equipos.

LMP genera nuevas alianzas

Tras la cancelación de la LMB, la Liga Mexicana del Pacífico (LMP) informó que su campaña sí se llevaría a cabo. Durante 2020, nuevos brazos comerciales contribuyeron al soporte de la temporada, como Arco, marca de la empresa de refinación Marathon Petroleum Corporation, que adquirió el naming right de la liga por cinco años, dando proyección en Estados Unidos.

Así mismo, LMP firmó un contrato de cuatro años con Sky a inicios de 2020, que le permite llegar a un aproximado de 30 millones de televidentes en el continente americano.

Otra alianza importante fue la que cerró con Totalplay, la empresa de telecomunicaciones y entretenimiento digital de Grupo Salinas, para proveer servicio de Wi-Fi de alta velocidad a través de fibra óptica en nueve de los 10 estadios de las plazas de la Liga ARCO Mexicana del Pacífico.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx