En el US Open 2021, el tenista número uno del mundo, Novak Djokovic, busca una hazaña que no se repite desde 1969: ganar los cuatro Grand Slams del año. Además, la victoria le permitiría romper el empate de 20 títulos de ‘grandes’ que mantiene con Rafael Nadal y Roger Federer, para ser el único más ganador.

“Estaría muy feliz de darle la mano si puede ganar los cuatro. Me alegraría que entrara a formar parte del club”, compartió Rod Laver, el último que logró la mención honorífica hace 52 años.

Aunque el US Open está plagado de grandes ausencias como Nadal, Federer o el vigente campeón, Dominic Thiem, la Next Gen no hará sencilla la labor de Djokovic.

Aunque jugadores como Alexander Zverev, ganador del oro en los Juegos Olímpicos de Tokio, señalan que la historia que ha forjado el ‘Big 3’ ocurre solo una vez, “los jóvenes ya hemos demostrando en los últimos tiempos que podemos dar espectáculo, estamos ofreciendo grandes batallas y estoy convencido de que la gente esperará con muchas ganas el momento de ver un duelo entre nosotros en finales de Grand Slam”.

Además de Djokovic, entre los grandes favoritos a levantar el título en el Abierto estadounidense se encuentran los campeones en Toronto, Cincinnati y Montecarlo: Daniil Medvedev, Alexander Zverev y Stefanos Tsitsipas, respectivamente.

“Todos estamos en ese mismo camino, compartimos los mismos objetivos y aspiraciones. Personalmente, creo que todos tenemos el nivel de tenis necesario para ganar algún día un Grand Slam, pero es importante que podamos mostrar ese nivel en este tipo de torneos para representar de la mejor manera posible a la nueva generación”, expresó el griego de 23 años, Tsitsipas, el tenista con más victorias en esta temporada y el actual número 3 del mundo.

El que no se cree con grandes oportunidades es el británico de 34 años, Andy Murray, quien empezará ante el tercer favorito, Tsitsipas: “Mis expectativas son bastante bajas. Por la forma en que estoy jugando ahora, no espero tener una larga andadura allí, excepto si algo cambia en los próximos días”, expresó.

Por la rama femenina, la gran ausente es la 23 veces campeona de títulos de Grand Slam individuales, Serena Williams, por lo que esta edición del abierto estadounidense será la primera vez, desde 1997, que se lleva a cabo sin Nadal, Federer o Williams.

La que no podía perderse la cita era la número uno del mundo, Ashleigh Barty, quien quiere aprovechar el impulso del campeonato obtenido en Wimbledon para conseguir su primer título en el US Open. La japonesa Naomi Osaka, vigente campeona y ganadora de dos de las últimas tres ediciones, será una de las principales rivales de la australiana.

Entre el resto de aspirantes destacan los nombres de Aryna Sabalenka, Bianca Andreescu (campeona en 2019), Elina Svitolina, Maria Sakkari, Petra Kvitova o Garbiñe Muguruza.

Después de un descomunal US Open en el que las gradas se mantuvieron vacías por los protocolos entorno a la pandemia de covid-19, este año las tribunas estarán llenas, sin embargo, debido al avance de la variante Delta, será necesario presentar la prueba de vacunación para ingresar.

“En Cincinnati, la semana pasada, fue probablemente la primera vez en mucho tiempo que teníamos a la gente tan cerca del estadio. Incluso en las pistas de prácticas nos parecía irreal ver muchas personas a nuestro alrededor, pero fue genial y creo que en Nueva York sucederá algo similar”, expresó Barty.

deportes@eleconomista.mx