Londres. El Newcastle y el Tottenham dejaron atrás al Chelsea en la lucha por clasificarse para la Liga de Campeones, tras dos partidos que habían sido aplazados en abril en la 34 jornada en los que el Newcastle ganó 2-0 al Chelsea y los Spurs golearon 4-1 al Bolton.

Tottenham y Newcastle están empatados en puntos, pero los primeros son cuartos gracias a un clara diferencia de goles (+14). Ambos están a sólo uno del tercer clasificado, el Arsenal.

El Chelsea es sexto a cuatro puntos de Tottenham y Newcastle, con lo que se aleja en la carrera por clasificarse para la próxima Liga de Campeones y parece condenado a tener que ganar el título europeo en la final del 19 de mayo ante el Bayern Munich, si quiere estar la próxima campaña en la máxima competición del futbol europeo.

El Newcastle se impuso en Stamford Bridge gracias a dos magníficos tantos del senegalés Papiss Cissé, que consiguió el primero con un tiro desde 25 metros, en el minuto 19, y el segundo con una increíble volea desde la frontal del área.

"Vamos a luchar hasta el final, hasta que sea imposible conseguir la clasificación (para la Liga de Campeones)", afirmó Di Matteo, muy disgustado por el revés sufrido por los Blues ante su público.

El Newcastle jugará el domingo ante el Manchester City, nuevo líder del campeonato inglés, en un encuentro estelar, que atraerá la atención de todos porque estará en juego al mismo tiempo la pelea por el título y la carrera por la clasificación para la Champions League.

En el otro partido del día, el Tottenham ganó 4-1 en el campo del Bolton, gracias a los goles del croata Luka Modric (37), el holandés Rafael Van der Vaart (60) y un doblete del togolés Emanuel Adebayor (62, 69).

En ese encuentro tuvo lugar uno de los momentos más emotivos del día, cuando Fabrice Muamba, el jugador que estuvo a punto de morir al sufrir en marzo un ataque cardíaco en pleno partido, tuvo la oportunidad de saludar a los hinchas y asistir al encuentro.

Era la primera vez que el jugador inglés, que salió del hospital hace dos semanas, volvía al estadio desde aquel ataque el 17 de marzo.