Alemania fue el lugar donde la pesadilla de María Sharapova finalizó. Su nacionalidad rusa se ha visto manchada por ser el principal país con 176 casos positivos de dopaje, es decir, el máximo número de acuerdo con el último reporte de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

Antes de iniciar los Juegos Olímpicos de Brasil 2016, el escándalo de que María había dado positivo a la sustancia meldonium en un examen antidopaje, le costó no sólo la participación Olímpica, además 15 meses de suspensión fuera de las canchas.

Como parteaguas, la rusa, en su primer partido tras su regreso, venció a la italiana Roberta Vinci 7-5, 6-3 en el juego de la primera ronda del Torneo de Stuttgart, en cancha de tierra batida, donde ha ganado tres veces.

Fue el mejor sentimiento del mundo. Esperé tanto tiempo por esto , dijo en la cancha en Stuttgart a la que asistieron 4,500 espectadores, entre quienes se escucharon silbidos de rechazo al recibir a Sharapova. Sin embargo, todos los boletos se vendieron.

¿Qué hace una tenista ex número uno tantos meses sin jugar y solamente entrenando sin competir desde enero?

María de 30 años de edad señaló: Tuve una vida normal, crecí como persona .

Su regreso no fue sencillo, la invitación al torneo alemán fue controversial y criticado por varias jugadoras. El último torneo que disputó antes de Stuttgart fue el Abierto de Australia 2016.

Ante la italiana se le notaba nerviosa al principio del juego, cuando perdió los dos primeros juegos con numerosas faltas directas, Sharapova fue poco a poco tomando el ritmo al partido. Finalmente recuperó la calma para lograr en una hora la primera manga. Con 5-5 consiguió la rotura decisiva, sirviendo a continuación para ganar. En la segunda se mostró más confiada y expresó su alegría con un largo grito agudo, una de sus señas de distinción, y las dos muñecas cerradas.

Era mi primer partido en mucho tiempo, por lo que cuando llega el momento bloqueas todo lo demás. Soy competitiva por naturaleza, incluso cuando las cosas no funcionan , dijo Sharapova.

El origen de su baja temporal

En un primer momento, la Federación Internacional de Tenis (ITF) la suspendió durante dos años, pero la sanción fue reducida a 15 meses por el Tribunal Arbitral del Deporte (TAS), alegando que no tenía intención de hacer trampas cuando consumió meldonium. Sharapova utilizó durante varios años esta sustancia, mientras estaba autorizada. Fue clasificada como prohibida por la Agencia Mundial Antidopaje a principios del 2016 y la rusa, que posteriormente alegó que no fue informada del cambio de estatus del producto, continuó tomándolo.

Hoy, Sharapova continuará su camino en el Torneo de Stuttgart y enfrentará a su compatriota Ekaterina Makarova. Más adelante, tendría la posibilidad de participar en Roland Garros. El presidente de la Federación Francesa de Tenis, Bernard Giudicelli, señaló que decidirá el 16 de mayo si le concede una invitación (wild card).