Tennis Showdown, la nueva oferta de espectáculo del deporte blanco en México que reunirá a dos top 5 del mundo en la Arena Ciudad de México el 21 de marzo de 2022, es un proyecto dirigido por un grupo de” tenistas frustrados”, que si bien no llegaron a ser los mejores del mundo en su carrera como atletas, buscan traer a México a quienes sí lo son, como Daniil Medvedev (número dos del ranking ATP) y Andrey Rublev (número cinco), para devolverle al tenis un poco de lo mucho que les ha dado.

Eduardo Rodríguez Samaniego es el artífice de Tennis Showdown y el director general, una nueva empresa mexicana que apoyó José Escalante de la Higuera y de la que ahora es presidente del comité organizador. Escalante también es presidente del consejo de Velsimex, compañía de agroquímicos, patrocinador principal del evento.

“Es una empresa que en un momento ideé y que es lo suficientemente joven como para que esté dando unos resultados tan tremendos en poco tiempo y lo suficientemente madura como para que ya traiga una trayectoria detrás. Hemos hecho algunas cosas pequeñas como clínicas, meet & greets, algunas dinámicas con muchos jugadores ATP para diferentes propósitos”, dijo en entrevista con El Economista, Eduardo Rodríguez.

Se planea que la exhibición de Tennis Showdown tenga una continuidad anual. Originalmente el evento se iba a llevar a cabo en septiembre de 2021, sin embargo fue pospuesto hasta marzo de 2022 debido a la baja por lesión del austriaco Dominic Thiem. Por ello es posible que en el segundo semestre de 2022 se lleve a cabo la segunda edición y a partir de entonces realizarlo una vez al año. En esta ocasión el encuentro entre Medvedev y Rublev será precedido por la final de un torneo juvenil sub 21 y por una exhibición entre las tenistas mexicanas Renata Zarazúa y Giuliana Olmos.

Los emprendedores señalan que sus relaciones entre el gremio y con los jugadores del la gira ATP, así como la calidad y profesionalismo que los ha caracterizado en los distintos ámbitos en los que se han desempeñado, son sus principales credenciales para tener credibilidad y lograr traer a México a dos de los cinco mejores tenistas del mundo en la primera edición de Tennis Showdown.

“La solidez a veces te la puede dar la trayectoria del evento o a veces la trayectoria personal. Como saben perfectamente, la calidad con la que trabajamos y la forma en la que hacemos las cosas históricamente en cada uno de los ámbitos en los que los miembros de la empresa hemos estado es una garantía”, dijo el director del Tennis Showdown.

No sólo eso, los miembros del comité directivo señalaron que hubo una fuerte inversión para poder tener a Medvedev y Rublev en la Arena Ciudad de México el próximo 21 de marzo de 2022, aunque se negaron a revelar el costo. Los tenistas tendrán un bono por participar y habrá un estímulo económico importante para el ganador como incentivo para tornar competitivo el evento de exhibición.

Antes de que Medvedev sustituyera a Thiem, este diario pudo saber que traer a México a un jugador con las características del austriaco, top 10 en ese entonces y ganador del US Open en 2020, costaba alrededor de 250,000 y 300,000 dólares. Medvedev incrementó su costo a medida que en 2021 fue agregando trofeos, incluyendo el Grand Slam que conquistó Thiem un año antes.

Adicionalmente, se consideran aspectos logísticos y de seguridad para cumplir con los requerimientos tanto personales como de la ATP para que sus jugadores se encuentren protegidos.

“Rublev pide cierto tipo de habitación, el avión de Medvedev tiene ciertas características y tiene que volar con determinado número de personas únicamente, hay que tener ciertos niveles de seguridad para ambos en cuestión de la pandemia y seguridad pública, ciertos seguros que hay que pagar para garantizar que estén bien, porque es un evento avalado por la ATP pero no es dentro de un torneo profesional y en general los torneos cuentan con seguros y procuramos dárselos para que puedan dar su máximo esfuerzo sin temor a lesionarse”, explicó Rodríguez.

La empresa considera que el aporte de los patrocinadores debe cubrir por completo la inversión en los tenistas y en la organización del evento, para lo cual se requieren entre 15 y 20 marcas, algunas ya se encuentran atadas y con otras aún se está en pláticas.

Por otra parte, el gobierno de la Ciudad de México dará apoyo en cuestiones de logística y promoción. José Escalante dijo a este diario: “Estamos muy agradecidos con la Ciudad de México de que le den a este evento una fecha, que estén de acuerdo en que lo llevemos a cabo y que acepten nuestras medidas de seguridad que sigamos sus reglas. Veremos de qué forma nos pueden ayudar a publicitar, vamos a entrar en pláticas con ellos para ver qué podemos hacer”.