Los cuatro partidos de semifinales del Apertura 2018 dejarán una derrama de al menos 71 millones de pesos en taquilla, aunque esa cifra puede crecer dependiendo del aumento en la asistencia a los estadios con respecto a la fase de cuartos de final.

El partido de vuelta del próximo domingo entre América y Pumas en el estadio Azteca significará la mayor cantidad de ingresos en taquilla de los cuatro juegos que definirán a los finalistas del torneo. Variables como la capacidad del inmueble y que América incrementó en 85% el precio promedio de los boletos en comparación con la fase anterior, dejarán a la directiva de las Águilas 22 millones de pesos.

Los 71 millones de pesos de derrama económica por venta de boletos en semifinales resultan del precio promedio de los boletos en cada estadio, multiplicado por el número de asistentes a los partidos de los cuatro clubes en la fase previa, es decir, en cuartos de final. El cálculo realizado por El Economista da como resultado el ingreso total en taquilla.

La cifra puede aumentar en la medida en que aumente el número de aficionados en los estadios, ya que son juegos más atractivos para los fanáticos por su trascendencia y el rival.

Un ejemplo fueron las entradas de Cruz Azul y Monterrey en los juegos de cuartos de final, ante Querétaro y Santos, respectivamente, que registraron en el caso de Cruz Azul 14.2% menos aficionados en Liguilla que el promedio de asistencia durante la fase regular, es decir, unos 5,141 aficionados menos.

Mientras, la asistencia al juego de ida de los cuartos de final de Rayados tuvo un descenso de 30%, unos 10,624 aficionados menos que la media de asistencia durante el torneo regular.

En tanto, América y Pumas sí registraron mayor asistencia en el número de aficionados que promediaron durante la fase regular. En el caso de América el incremento fue de 43.9% y con los universitarios el aumento significó 43.8% aficionados más.

Pumas vendió tres de cada cuatro boletos disponibles para el juego de vuelta de los cuartos de final ante Tigres y es el único de los cuatro semifinalistas que ya anunció que fueron vendidos los 48,297 boletos puestos a disposición en taquillas y venta electrónica.

América eleva precio de los boletos; el resto los mantiene

La directiva de América ha mantenido una estrategia de precios de los boletos según el rival en turno. Durante la fase regular, las entradas más costosas para ver un juego de local de América fueron en los llamados clásicos. Ante Chivas el precio promedio de los boletos se ubicó en 510 pesos y ante Pumas en 425 pesos.

Al ser fase de Liguilla y semifinales, además de enfrentar a Pumas, América estipuló el precio más alto del torneo, ya que la entrada promedio para el duelo del domingo se ubica en 500 pesos.

Con respecto al precio del partido ante Toluca en cuartos de final, el precio sufrió un incremento de 85%, pasando de 290 a 500 pesos en promedio.

Pumas, Cruz Azul y Monterrey no modificaron los precios de sus boletos para las semifinales, respecto a cuartos de final, pero el costo de las entradas representará para el aficionado la inversión más alta para asistir a un partido en todo el torneo.

Los cuatro clubes semifinalistas representan sólo dos ciudades, la Ciudad de México y Monterrey, que coinciden con las regiones de mayores ingresos en el país, según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares desarrollada por el INEGI.

El estudio revela entre otras cosas, que en México se destina 2.74% del total de ingresos trimestrales al esparcimiento, categoría que incluye espectáculos deportivos. Eso significa que mensualmente una familia en Monterrey destina 585 pesos a diversión, mientras que la ciudad de México la cifra se ubica en 472 pesos.

Los precios promedio de los boletos para los juegos de América y Monterrey están por encima del gasto promedio que el INEGI revela en su estudio, mientras que los boletos para los encuentros de local para Pumas y Cruz Azul están en el rango de gasto de un hogar en esparcimiento.