“Quería borrarte la sonrisa de la cara”, le dijo Lewis Hamilton a Sebastian Vettel en la conferencia tras la calificación. Pero resultó lo opuesto cuando el piloto alemán de la escudería Ferrari ganó su tercer Gran Premio de Australia. Vettel fue quien sonrió en lo alto del podio.

En el inicio de la temporada de la Fórmula Uno, Vettel aprovechó una oportuna intervención del auto de seguridad para tomar la ventaja y posteriormente contener el embate de su rival Lewis.

Fue el podio 100 en la trayectoria del piloto de Ferrari, en su carrera número 200 en la Fórmula Uno y se convierte en el cuarto piloto en alcanzar el podio en al menos 100 competencias, uniéndose a Hamilton, Michael Schumacher y Alain Prost.

Vettel cruzó la meta cinco segundos por delante de Hamilton, quien realizó varios intentos por alcanzar al Ferrari pero no pudo conseguir el rebase en el estrecho circuito de Albert Park y se conformó con la segunda posición con su Mercedes.

Kimi Raikkonen, de Ferrari, finalizó tercero y le negó la oportunidad a Daniel Ricciardo, de Red Bull, de convertirse en el primer piloto australiano en alcanzar el podio en su país natal.

Hamilton lideró las primeras 20 vueltas antes de ingresar a fosos y permitirle a Vettel tomar temporalmente la punta. Los pilotos de Haas Kevin Magnussen y Romain Grosjean tuvieron complicadas paradas en los pits a mediados de la competencia y sus vehículos comenzaron a fallar y emanar humo con diferencia de dos vueltas entre los incidentes.

El vehículo de seguridad virtual ingresó a pista mientras se retiraba el auto de Grosjean del circuito y Vettel aprovechó el momento para cambiar neumáticos. Salió de pits justo delante de un confundido Hamilton, quien se comunicó con su equipo para preguntar lo que acababa de pasar.

“¿Por qué no me dijeron que Vettel estaba en pits?”, preguntó el británico.

“Pensamos que estábamos a salvo, pero obviamente algo salió mal”, respondió la escudería.

Una vez que reinició la carrera, Hamilton se mantuvo cerca del Ferrari de Vettel, colocándose menos de 1 segundo detrás del alemán durante más de 10 vueltas, pero no pudo encontrar espacio suficiente para un rebase. Una vez que el triunfo lució fuera de alcance, Hamilton bajó el ritmo para conservar su motor para la próxima fecha.

“No es necesario decirlo, pero tuvimos un poco de suerte con la aparición del auto de seguridad”, reconoció Vettel. “Sin duda fue la clave para ganar”.

Después de la carrera, Hamilton dijo que aún no entendía exactamente qué fue lo que sucedió.

“Hice todo lo que creo que debía hacer”.

Nico Hulkenberg, de Renault, terminó séptimo justo delante del otro piloto de Mercedes, Valtteri Bottas, quien chocó durante la clasificación y partió desde la décimo quinta posición, después de ser sancionado por cambiar su transmisión.

Stoffel Vandoorne, de McLaren, finalizó noveno, seguido del español Carlos Sainz, de Renault.

Checo Pérez, en el lugar 11

El mexicano Sergio Pérez, de Force India, concluyó en el decimoprimer lugar, seguido de su coequipero, el francés Esteban Ocon.

“Tendremos que seguir adelante y seguir mejorando, pero creo que pronto podremos luchar por los puntos. Esperamos que nuestras mejoras lleguen tan pronto como en Bahréin (8 de abril).

“Es una carrera en la que puedes adelantar y la estrategia juega un papel más importante en comparación con Melbourne”, comentó.