La policía británica anunció que está investigando una denuncia por presunta "agresión" presentada contra el tenista argentino David Nalbandián después de que un juez de línea resultara herido en la pierna el domingo durante la final del torneo londinense de Queen's.

Nalbandián, de 30 años, fue descalificado por "conducta antideportiva" tras golpear violentamente con el pie un cartel publicitario que cubría la silla del juez y provocarle una herida a la altura de la tibia.

"Se ha presentado una denuncia y la Policía Metropolitana está investigando", declaró Scotland Yard en un comunicado. "La acusación es agresión", precisó.

El exnúmero tres mundial, que jugaba su primera final del circuito ATP después de año y medio, había ganado el primer set por 7-6 (7/3) pero acababa de perder su servicio en el segundo (3-4) contra el croata Marin Cilic cuando propinó la patada que motivó su descalificación.

El juez, Andrew McDougall, se subió el pantalón y descubrió la herida con sangre mientras se dolía por el golpe recibido.

Después de una paro de varios minutos, el supervisor de la ATP Tom Barnes se dirigió al árbitro Fergus Murphy y al propio Nalbandian para anunciar que el argentino había sido descalificado y la victoria correspondía al balcánico.

Nalbandián fue despojado también del premio en metálico de casi 57,000 dólares destinado al finalista, así como de los puntos ATP que le hubieran correspondido a una semana del torneo de Wimbledon, del que fue finalista en el 2002.

El tenista cordobés pidió perdón en la entrega de trofeos posterior a la final. "Siento lo que he hecho. Algunas veces te sientes muy frustrado en la cancha y es difícil de controlar", se disculpó Nalbandian después de que le entregaran el trofeo a Marin Cilic.

"Ha sido un error. Es duro acabar una final así. Algunas veces sentimos la presión de la ATP, es un error y tengo que pagar por ello. Todo el mundo comete errores", añadió el argentino.