El portero de la selección de Argentina, Sergio Romero, se ha estado preparando para los cuartos de final del Mundial, instancia en la que el sábado su equipo se mide a Alemania, y en caso de llegar a los penales apostará por la intuición.

"Lo importante es lo que siente el portero en el momento de elegir un poste y arriesgar todo por eso", estimó en declaraciones publicadas este viernes en la página de Internet de la FIFA el portero, cuyo combinado cayó en los penales en 2006 ante Alemania en cuartos de final (4-2 tras 1-1).

"Creo que los penales son más asunto de intuición que otra cosa: uno puede mirar 800 penales, pero si te tiras donde indicaba el vídeo y el balón va al otro lado, no sirve de nada", dijo, aludiendo al método con vídeo con el que ha estado preparando la prueba de los penales en el marco del Mundial sudafricano.

Hace cuatro años, una imagen que pasará a la historia del futbol fue la del arquero germano Jens Lehmann leyendo sus anotaciones sobre los tiradores de penas máximas antes de cada lanzamiento de los argentinos, algo que parece que le fue útil, pues paró los de Roberto Ayala y de Esteban Cambiasso.

Romero, de 23 años, recuerda aquel episodio, y ha estado estudiando con vídeo a sus rivales del sábado en el estadio de Green Point de Ciudad del Cabo.