Como futbolista negro nacido y criado en San Petersburgo, Bryan Idowu conoce bien el racismo en Rusia. Ha lidiado con ello en las calles y las canchas y el mes próximo pudiera estar jugando en la Copa del Mundo en Rusia por Nigeria.

Idowu, cuyo padre nigeriano llegó a Rusia de estudiante, hizo su debut internacional como lateral izquierdo en noviembre y anotó contra Argentina. Si es seleccionado para el equipo nigeriano, pudiera jugar de nuevo contra Argentina y en su ciudad.

Como juvenil en el Zenit de San Petersburgo, un club con una base de hinchas de ultraderecha, Idowu fue objeto de improperios racistas por un hincha cuando regresaba de un entrenamiento.

“No hay negro en los colores del Zenit. ¿Qué está pasando y por qué llevas el uniforme?’”, le dijo el hincha.

“Mi amigo se enfureció más que yo. Yo respondí con una sonrisa”, explicó  Idowu.

Otros residentes locales, en contraste, lo llamaron a convertirse en el “primer jugador negro en el Zenit”. Pero Idowu terminó dejando el club en busca de minutos en la primera división del futbol ruso.

Seis semanas antes del Mundial, la FIFA investiga a Rusia por los ruidos de mono que fueron dirigidos a los jugadores de la selección de Francia durante un amistoso en marzo.

El mes pasado, la federación rusa multó a dos equipos de primera —el Zenit y el Spartak de Moscú— por cantos racistas.

Idowu, que juega para el Amkar Perm, dijo en entrevista a la agencia AP que ha sido víctima de prejuicios raciales por la policía rusa, tan a menudo en algún momento que él y un amigo apostaban en el metro a cuál de ellos sería detenido y cateado.

Ellos fueron también víctimas de hostigamientos racistas dos veces en la cancha y piensa que los hinchas ven los ruidos de monos como una forma de ayudar a su equipo.

“Pienso que la mayoría de ellos lo hace para presionar psicológicamente a un jugador, quizás para que no quiera seguir jugando”, afirmó Idowu.

“Pudiera ser simplemente porque alguien piensa que es chistoso (...) a veces estoy caminando en la calle y hay cinco tipos o un tipo con su novia y uno de ellos me ve y hace una broma para que los demás se rían”.

Pese a los casos recientes, Idowu dijo que los incidentes racistas se han vuelto menos comunes en los últimos cinco años, quizás porque más rusos viajan al extranjero y conocen a otras personas.

“Realmente ha cambiado mucho”, dijo.

Observadores que siguen el racismo en el futbol ruso dicen que continúa siendo alto comparado con los estándares en Europa, pero que se está volviendo menos descarado.

Rusia está lista: Vladimir Putin

A casi mes y medio del Mundial de Futbol, Rusia prácticamente ha finalizado los preparativos, sólo quedan algunos “ajustes puntuales”, aseguró el presidente Vladimir Putin, durante una reunión con el consejo de administración del Comité Organizador del Mundial.

“Los preparativos para el Campeonato Mundial de Futbol, que este año acoge nuestro país, han terminado prácticamente, ahora la parte más importante es el comienzo, que implica un ajuste de precisión de todos los mecanismos involucrados en el proceso de celebración del Mundial”, dijo.

Putin llamó a prestar atención especial a la seguridad durante el Mundial, que se celebrará por primera vez en la historia en territorio ruso del 14 de junio al 15 de julio.