El punto más alto en el gráfico de éxitos en Wimbledon para Agnieszka Radwanska y Angelique Kerber es en este 2012. Tanto en economía y deporte, la actual edición del torneo británico es la más exitosa para ambas jugadoras, quienes definirán un emblemático lugar en la final femenil.

Radwanska era la que mejores resultados había registrado. La atleta de 23 años inició su andar por el tercer Grand Slam del año en el 2006, cuando llegó a dieciseisavos; después, en el 2008 y el 2009 disputó la ronda de cuartos de final y ambas ocasiones fue doblegada por Serena y Venus Williams.

Una de las semifinales de Wimbledon 2012 cobra relevancia porque si Agnieszka (con marca de 2-2 ante Kerber) gana, sería la primera tenista de nacionalidad polaca en llegar al partido cumbre de dicho torneo, asimismo, sería la novena vez que una jugadora de Europa del Este disputa el título desde que en 1968 recibiera la categoría Open.

Incluida la actual justa en que fue colocada como tercera favorita, en siete ocasiones la nativa de Cracovia ya tiene acumulados 1.06 millones de dólares de ganancias en el torneo.

NINGUNA ALEMANA DESDE 1999

Originaria de Bremen, Alemania, el mayor alcance de Kerber –sembrada número ocho– sobre el prestigioso césped inglés había sido en el 2010, cuando estuvo en la instancia de treintaidosavos y fue eliminada por Jarmila Gajdosova, de Australia.

En 1999, cuando Angelique tenía 11 años de edad, su compatriota Steffi Graf (siete veces reina de Wimbledon) caía en la final ante la estadounidense Lindsay Davenport. Desde ese año, ninguna alemana llega a la confrontación por el campeonato.

Si se contempla hasta ahora las seis ocasiones en que Kerber ha tomado parte en Wimbledon, éste le ha significado 561,605 dólares en beneficios.

Por otra parte, en el historial de duelos entre Kerber y Radwanska, ésta venció en el 2008 (Berlín) y en el 2011 (Tokio); Angelique lo hizo también en Berlín (2010) y en el US Open del año anterior.

Quien resulte avante del encuentro de hoy habrá de jugar con más nivel el sábado ante Serena Williams o Victoria Azarenka, dos tenistas de mayor envergadura.

diego.fragoso@eleconomista.mx