El 2021 trajo el regalo del punto final de décadas de oscurantismo de dos equipos en playoffs. En los seis juegos de comodines, brilló la hazaña de los Buffalo Bills al obtener su primera victoria en postemporada después de 24 años y los Tampa Bay Buccaneers después de 18.

La salida de Tom Brady de los Patriots afectó el desempeño de la franquicia pero benefició a otros mercados que se habían quedado fuera de la postemporada durante más de una década. Los Bills, que comparten la división, vieron por fin la superficie: vencieron a los Colts y este resultado supone una extensión de contrato con su quarterback de 24 años, Josh Allen. Su permanencia en el equipo llamaría a una posible extensión masiva de su contrato, así lo informó Ian Rapoport de NFL Network. Actualmente, Spotrac registra que en su cuarto año con el equipo ingresa 5.2 millones de dólares como salario promedio anual. El medio The Athletic informó que por los estragos económicos de la pandemia “el equipo esperará hasta después de la temporada 2021 para concretar una extensión a largo plazo. El tope salarial podría recuperarse un poco de los efectos de la pandemia y Buffalo tendrá otro año para ver si Allen puede continuar mejorando o al menos mantener este nivel”.

El próximo año se definirán otros contratos de quarterbacks como el de Dak Prescott (Cowboys) y Lamar Jackson (Ravens). Los Bills no han tenido un quarterback franquicia desde Jim Kelly, quien se retiró después de la temporada de 1996.

Tampa Bay

En orden de importancia de los equipos más valiosos de la NFL, Tampa Bay es el número 29 del mercado. En el ranking anual de Forbes, señalan que el equipo es uno de los resurgimientos económicos más importantes tras la crisis económica del 2020, pues después de fichar al entonces agente libre Tom Brady, pasaron de regalar boletos a ocupar el puesto 30 en asistencia en casa con un promedio de 51,898 por juego la temporada pasada. Los Bucs por fin dejaron de perderse los playoffs y de tener la segunda sequía más larga detrás de los Browns.

A sus 43 años, Brady inició el camino hacia su séptimo anillo. En su decimoctava aparición en playoffs, con 381 yardas y 2 TD, fue clave en el triunfo de Tampa sobre Washington 23-31.

Ravens

Lamar Jackson obtuvo su primera victoria en playoffs después de haber perdido en dos ocasiones. El quarterback tiene la exigencia de llegar más lejos con una corta carrera en Baltimore, pues fue seleccionado apenas en el Draft de 2018 y tiene 24 años de edad. Ravens superó 20-13 a los Titans.

En 2019, Jacskon llevó a los Ravens a un récord de franquicia de 14 victorias y se convirtió en el segundo jugador en ganar unánimemente un premio MVP de la NFL. Escribió su nombre en los libros de récords al convertirse en el primero en lanzar para 3,000 yardas y correr para 1,000 en la misma temporada, y los jugadores de toda la liga reconocieron el logro al darle la mejor calificación en la lista de los "100 mejores jugadores de 2020".

Saints

Esta podría ser la última oportunidad de ver al veterano Drew Brees compitiendo por un título de la NFL. El quarterback de 41 años buscaría retirarse al término de la temporada, en la que sufrió múltiples fracturas en las costillas y un pulmón perforado; en el 2019, sufrió la fractura de un pulgar.

“Aún tengo que hablar con una persona que cree que Drew Brees jugará en 2021. Aún no ha tomado una decisión de retirarse tras los playoffs, pero ciertamente ese parece ser el camino que esto tomará”, señaló NFL Network.

El próximo fin de semana, Drew Brees enfrentará a Tom Brady, otro veterano de la NFL, por el pase para disputar la final de conferencia.

Browns

Los Browns fueron contra las apuestas. Es la primera vez desde 2002 que Cleveland se posicionó en playoffs. Entró como penúltimo clasificado a la ronda de comodines y venció contundentemente a los Steelers 48-37 quienes antes del partido del domingo por la noche tenían un récord de 20 a 1 sobre los Browns en el Heinz Field y que se habían sembrado terceros en la Conferencia Americana. Además, los Browns vencieron sin su head coach, Kevin Stefanski, quien dio positivo a Covid-19. La ciudad de Cleveland tuvo la revancha que esperó desde 2002, cuando los Steelers los eliminaron en la misma instancia.

Rams

La hazaña de los Rams rompió con todo pronóstico: Jared Goff entró como suplente tras una lesión en el cuello del mariscal de campo titular, John Wolford. Goff había sufrido una lesión en el pulgar de la mano derecha durante la semana 16. También perdieron al defensivo Aaron Donald y al receptor abierto Cooper Kupp. Seattle fue el tercer sembrado en la Conferencia Nacional y era favorito a ganar el encuentro, sin embargo, el esquema defensivo de los Rams se impuso.

La localía no es ventaja

Cerca de 7,000 fans apoyaron a los Bills en su estadio, fue la primera vez desde 1996 que el equipo recibió público en un partido de postemporada y el primer equipo profesional de Nueva York en recibir aficionados tras la pandemia. Entre los primeros cuatro partidos de la postemporada fue el único equipo que logró ganar de local.

La ventaja de localía no fue decisiva en los tres encuentros posteriores y no lo fue a lo largo de una temporada atípica por la ausencia de los fanáticos. ESPN reportó que la temporada regular del 2020 se trató de la primera vez que los visitantes ganaron más partidos que los locales desde la fusión entre la AFL y la NFL en 1970 con 128 victorias de equipos visitantes, 127 victorias de equipos locales y un empate.

En estos playoffs, cabe destacar que es la primera vez, desde la llegada de Russel Wilson a los Seahawks en 2012, que la franquicia pierde un partido de playoffs en casa.

deportes@eleconomista.mx