Un triunfo ante Francia permitiría a los sudafricanos, últimos del grupo A del Mundial, "dejar la competición con la cabeza alta", dijo el viernes el técnico del equipo, Carlos Alberto Parreira, que admite que el equipo tiene difícil el pase a octavos.

"Nuestro grupo es muy duro y Francia es siempre un equipo difícil de derrotar, pero tenemos que jugar con mucha determinación, pensando en ganar y en poder dejar la competición con la cabeza alta", declaró el técnico brasileño de los 'Bafana Bafana'.

"Queremos jugar y terminar la competición con dignidad", insistió. Ambos equipos conservan una pequeña opción de pasar a octavos, pero dependen del resultado entre los otros dos equipos del grupo, México y Uruguay, que cuentan con tres puntos de ventaja y se enfrentan entre sí.

En la primera jornada, Sudáfrica había empatado 1-1 con los aztecas en el choque inaugural, mientras que Francia igualó 0-0 con los uruguayos. En la segunda, los africanos cayeron 3-0 ante los charrúas y los galos se estrellaron contra los mexicanos (2-0).

Un empate entre mexicanos y uruguayos dejaría fuera a franceses y sudafricanos, independientemente del resultado entre estos dos equipos.