De las últimas historias de éxito en Bulgaria que desembarcaron en América Latina fue la del jugador Hristo Stoichkov y aquella selección que en 1994 eliminó en el Mundial a la poderosa Alemania.

Han llegado ahora mismo más noticias, no tiene que ver con el futbol sino con tenis. La sensación del circuito de la ATP, la gira profesional de tenis, se llama Grigor Dimitrov, que entre octubre del 2013 y marzo del 2014, ha confirmado su evolución: ganó en Estocolmo y el sábado pasado, el Abierto Mexicano de Tenis.

Este año, el torneo en Acapulco estrenaba superficie pasó de arcilla a cancha dura y desde que ganó Rafael Nadal en el 2005, ninguna promesa se había coronado.

Ahora lo hizo Dimitrov, pasando por encima con la sensación del campeonato, Andy Murray y el sábado, batiendo al sudafricano Kevin Anderson por 7-6, 3-6 y 7-6. Con lo que, tras la corona, anticipó: Quiero volver el próximo año .

Es un caso similar el de la eslovaca Dominika Cibulkova, para la que, tras la final del Abierto de Australia que perdió , las cosas no marchaban bien. Ganó 7-6 (7/6), 4-6 y 6-4 a la estadounidense Christina McHale.

Un título que le ayuda no sólo a la autoestima, ya que es el trofeo con mayor jerarquía que ha obtenido de los cuatro totales que ostenta, sino que además tiene ya a tiro de piedra ser top 10 de la WTA, ya que hoy amanecerá como la número 11 del mundo. Me siento muy contenta, porque era la cabeza de serie y fui capaz de ganar el torneo. Vine como preparación para los grandes y me llevo el campeonato , explicó.

Así que Acapulco estrena superficie y dos promesas, que han iniciado su escalada en el ranking mundial, han documentado su ascenso en el Abierto mexicano.