Un político asume el mando de la Liga MX. Mikel Arriola, quien contendió por la jefatura de gobierno de la Ciudad de México en el 2018 por el PRI (quedó en tercer lugar por debajo de Claudia Sheinbaum y Alejandra Barrales), asumirá el cargo que tuvo durante cinco años Enrique Bonilla.

Arriola Peñalosa tiene 45 años y es licenciado en derecho por la Universidad Anáhuac, además de tener dos maestrías (una en políticas públicas y otra en derecho) en la Escuela de Economía de Londres y en la Universidad de Chicago.

En cuanto a cargos públicos en México, su carrera comenzó en 2002 como coordinador contencioso de Banrural para luego ser gerente de cumplimiento normativo y subdirector corporativo de dicha institución, del 2003 al 2005. Ya en el 2007, ingresó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y ocupó tres cargos: asesor del secretario, director de planeación de ingresos y jefe de la Unidad de Legislación Tributaria de la Subsecretaría de Ingresos; su labor allí terminó en el 2011.

Después de eso, Arriola fungió como titular de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) del 2011 al 2016 y después estuvo un año como director del Instituto Mexicano del Seguro Social; fue en el 2018 cuando se lanzó como candidato del PRI a la jefatura de gobierno de la capital del país.

Uno de sus cargos más destacados fue justo en el IMSS, donde incluso fue condecorado con un retrato en óleo en el 2018. Tuffic Miguel Ortega, director de dicha institución en ese entonces, consideró que Mikel salvó al instituto al permitirle alcanzar, por primera vez, un superávit financiero, además de invertir 21, 000 millones de pesos en la construcción de 12 hospitales y 40 unidades de medicina familiar.

En el 2017, Arriola Peñalosa recibió el Premio de Desempeño Profesional por parte de la Universidad de Chicago debido a sus laborales de saneamiento financiero en Cofepris y en el IMSS, convirtiéndose en el tercer mexicano en recibir dicho mérito junto a Herminio Blanco y Agustín Carstens. De hecho, en el 2011, bajo su cargo, la Cofepris obtuvo una certificación por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que validó a México por tener una agencia sanitaria de altos estándares.

Arriola asumiría la presidencia de la Liga MX en enero del 2021, concluyendo así el mandato de Enrique Bonilla, quien ingresó en 2015 para sustituir a Decio De María y que, en ese momento, se estipuló que estaría en el cargo hasta 2022.

Durante la gestión de Bonilla, México ha quedado fuera de la Copa Libertadores, la Copa Sudamericana y la Copa América, además de que el descenso ha desaparecido por las próximas seis temporadas. Entre otras cosas, en su historial también destacan problemas financieros con Veracruz y la prohibición del ascenso a Cafetaleros, club que ganó su boleto a la Liga MX en el 2018, pero no recibió la certificación. Por otro lado, fue el gestor de la creación de la Liga MX femenil y de la erradicación del draft y del pacto de caballeros.

Según reportes, Enrique Bonilla pasaría a hacerse cargo de asuntos internacionales de la Liga, y una de sus tareas principales sería consolidar un proyecto de torneo en conjunto con las ligas de Estados Unidos y Canadá a corto plazo.

En noviembre pasado, Bonilla fue nombrado presidente del World Leagues Forum (WLF), una asociación formada por 41 ligas de todo el mundo, siendo el primer no europeo en alcanzar dicho cargo. Este foro de ligas internacionales tiene como agenda el desarrollo del nuevo mundial de clubes y la expansión de los torneos femeniles, entre otros temas.

deportes@eleconomista.mx