Acapulco, Guerrero. Al terminar cada partido en la cancha principal del Abierto Mexicano de Tenis (AMT), los niños del público corren con rapidez a la zona de palcos norte con un plumón en mano. Algunos se paran de puntillas para ver mejor y además cargan su Jumbo Ball de tenis con el estampado del AMT 2019.

Lo intentan y con mucha energía gritan el nombre de los tenistas para que se acerquen a estampar su firma.

Las Jumbo Balls son el producto predilecto de los aficionados al tenis alrededor del mundo en los torneos de la ATP y WTA. En Acapulco, es el artículo con mayor número de ventas para los establecimientos que pertenecen a las marcas patrocinadoras del evento. Al día se venden alrededor de 80 pelotas y cada una de ellas, tiene un costo de 500 pesos, lo que significa una ganancia de 40,000 pesos diarios.

Sobre la tienda oficial del torneo que lleva operando 10 años, Andrea Huerta, directora de Mercadotecnia Deportiva de Mextenis, contó a El Economista que la marca es original del torneo, trabajan con proveedores mexicanos, pero ellos son los dueños y que ésta vende 80% de la producción total que se genera para cada edición.

Andrea comenta que su producto “estrella” son las gorras del torneo, de las cuales venden aproximadamente 200 al día y explica que estos resultados han sido causa de que se ha ido mejorando el producto por analizar y conocer de mejor manera a sus consumidores.

Los dueños de la marca buscan que los productos contengan la fecha del torneo apelando a que los fans del tenis tengan una indumentaria de recuerdo de su asistencia, esto además de mantenerse pendientes de la tendencias de moda deportiva.

El Economista consultó en la tienda oficial del torneo cifras sobre las ventas totales, pero no revelaron información por un convenio de privacidad.

Los aficionados consultados por este diario estiman que para quedarse en Acapulco la semana del torneo desembolsaron hasta 80,000 pesos, contemplando entrada del boleto, hospedaje, comidas y transporte. Gran parte de los aficionados comentan que a pesar de ser un gasto importante la calidad del producto amerita el gasto.

El promedio de costo por un boleto por día es de 2,873 pesos. Mientras que el promedio de consumo por alimentos es de 162 pesos. Las bebidas regulares, sin tomar en cuenta el alcohol, tienen un promedio de precio de 46 pesos.

A causa de la relevancia de partidos, el día en el que menos cuesta asistir al torneo es el lunes. El ticket en promedio cuesta 923, mientras que el día sábado que se juega la final varonil y femenil, el boleto promedia un precio de 5,253 pesos. El más barato para ese día es de 923 pesos, pero para estar en el mejor lugar disponible, que es el palco Cinemex, el costo asciende a 6,205 pesos.

Como es una constante en los eventos deportivos, la venta de bebidas alcohólicas involucra un gran negocio y más dentro del Estadio Pegaso, donde se juegan los partidos de mayor relevancia.

Un despachador de cervezas comenta que al día las ganancias son aproximándoteme de 46, 000 pesos.

“Las bebidas alcohólicas preferidas del público son el ron, tequila y cerveza”, comenta.

Reventa

Una situación que sigue golpeando a los eventos deportivos en México es la reventa. Como ocurre cada año, los alrededores del hotel Mundo Imperial son abarcados por una gran cantidad de revendedores.

El costo para segunda ronda, el asiento oro que está ubicado arriba de los palcos tiene un precio oficial de 1,220; mientras que en reventa lo ofrecen en 3, 000 pesos.

En esa misma zona, si llega Nadal a la final el precio ascendería a 20, 000 pesos. A pesar de ser consciente del alto costo en el que vende los boletos, un revendedor asegura que los “conocedores” están dispuestos a pagarlo.