Dak Prescott, quarterback de los Cowboys, fue uno de los 12 jugadores de la NFL que ésta temporada están jugando bajo la etiqueta de franquicia, recibe un sueldo garantizado de 31.4 millones de dólares, el salario más alto para un jugador en la historia de los Cowboys.

Tras cinco semanas de torneo, la temporada de Prescott llegó a su fin al haber sufrido una grave lesión en el tobillo que requirió cirugía. Prescott está programado para convertirse en agente libre sin restricciones al final de la temporada. Los Cowboys pueden utilizar la etiqueta en él de nuevo el próximo marzo, lo que costaría 37.7 millones o permitirle probar el mercado de la agencia libre.

CBSSports reportó que, hasta la primera ronda de juegos de la semana seis, los jugadores en la lista de reserva de lesionados (IR, por sus siglas en inglés) era de 206 jugadores. De entre ellos, se espera el regreso de 128  jugadores en las posteriores semanas, mientras que de 78 no se ha pronosticado un posible regreso. Adicionalmente el coronavirus se sumó como otro enemigo de la liga pues 16 son por dar positivo en la prueba de covid-19.

Debido a que Prescott no ha sido dado de alta en la lista IR, el jugador que cuesta más dinero a la NFL es Von Miller  (16.4 millones de dólares según Sportac), linebacker de los Broncos, quien días antes de dar inicio la temporada sufrió una lesión en el tobillo, por la cual se sometió a una cirugía. Los últimos reportes indicaron que Von Miller podría regresar al equipo hasta mediados de diciembre.

De acuerdo a la base de datos Spotrac, el equipo que más “dinero” tiene retenido en la lista IR son los Broncos, cuyos 13 jugadores suman 47.6 millones, debido en parte a Miller, aunque A.J. Bouye y Jurrell Casey, cuentan con sueldos por arriba de los 11 millones y cuentan en total con 13 jugadores en la lista.

Antes del actual torneo, entrar en la lista de reserva de lesionados significaba que la temporada había terminado para el jugador con el beneficio de continuar recibiendo su sueldo garantizado íntegro; sólo era posible regresar a dos jugadores por equipo de la IR tras haber permanecido por lo menos ocho semanas fuera. Sin embargo, durante este periodo atípico, los jugadores en dicha lista pueden regresar tras tres semanas de haber estado en recuperación. Los que se mantienen en la lista por haber resultado positivos a covid-19, pueden regresar una vez que superen la prueba.

De acuerdo a un estudio de Associated Press, en 2019 los equipos de la NFL pagaron 521 millones de dólares a los titulares de la semana uno que se perdieron partidos debido a lesiones y a los jugadores que terminaron el año en la lista de IR.

El mismo estudio indicó que fueron los receptores abiertos quienes encabezaron la lista de dinero gastado con 72 millones. Esquineros y profundos terminaron segundo y tercero respectivamente.

Así mismo, uno de los resultados fue que las conmociones cerebrales cuestan más en términos de salario y topes salariales en promedio, antes que las lesiones de rodilla, cuello y tobillo. De acuerdo a los datos de la temporada 2019 publicados por la NFL, más del 60% de las lesiones se produjeron en las extremidades inferiores, con las rodillas número uno.

¿Los jugadores pierden su valor al lesionarse?

De acuerdo a los primeros reportes de la prensa estadounidense, la lesión de Prescott no será un impedimento para que el quarterback considere nuevamente la etiqueta de jugador franquicia para la temporada 2021, esta vez con un sueldo cercano a los 40 millones de dólares.

La única lesión que ha dejado fuera de una temporada a Tom Brady fue una rotura de ligamento cruzado anterior en el 2008, en ese entonces, el quarterback tenía un sueldo promedio de 10.7 millones al año, al renovar su contrato en 2010, su sueldo promedio aumentó a 18 millones.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx