Hace cinco años que Louis Van Gaal no gana un título de Liga, peor aún son los números que indican que 1997 fue el año de su última conquista continental, cuando con Barcelona obtuvo la Supercopa de Europa. El técnico holandés está a punto de destruir el imperio de Manchester United (ManU), el del segundo equipo más rico del mundo, y que enfrenta momentos críticos.

Con el empate sin goles ante Chelsea, los Red Devils apenas pudieron terminar la peor racha de derrotas en la historia del club en la Liga Inglesa (cuatro), pero sumando todas las competencias, el equipo ya suma ocho partidos sin conocer la victoria, la peor racha en los últimos 26 años de la historia de Manchester United.

A Van Gaal se le reconoce su obsesivo estudio de la táctica, la autoridad y control que ejerce sobre el plantel para los entrenamientos y las actividades complementarias.

Sus ex colaboradores y ex jugadores han llegado a decir que es un dictador, de ahí sus múltiples desencuentros con Rivaldo, Juan Román Riquelme, Franck Ribéry, Radamel Falcao, Ángel Di María, Víctor Valdés y Javier Hernández, entre otros, y aunque fue ésa estrategia la que lo llevó a conquistar con Holanda el tercer lugar del mundial de Brasil 2014, en los últimos 15 años apenas ha ganado cuatro títulos con sus clubes.

En Manchester, Van Gaal ha tenido la libertad de administrar los destinos de un club valorado en 518 millones de euros y que bajo su gestión destinó 334.9 millones de euros en fichajes, apenas 4.2 millones menos que el gasto de Sir Alex Ferguson en sus últimas seis temporadas (339.1 millones).

Ahora mismo, Manchester United es el único equipo entre los 10 más ricos del mundo eliminado de los octavos de final de la Champions League; ganar la Premier League luce un objetivo complicado cuando se encuentra alejado a nueve puntos del líder.

Con una efectividad de 57.9% en todas las competencias, Louis Van Gaal apenas tiene 0.4% mejor rendimiento que David Moyes (57.5%), el entrenador que relevó a Alex Ferguson en el banquillo del United y significó la peor temporada sin títulos en la historia del club.

De sus fichajes, Ángel Di María resultó el más costoso de la historia (75 millones de euros), pero apenas jugó una temporada en Old Trafford, dejando cuatro goles y 12 asistencias en 32 partidos, para después jugar para París Saint-Germain.

Para esta temporada Memphis Depay es la contratación más criticada, ya que costó 27.5 millones de euros y, aunque llegó con la etiqueta de promesa, apenas suma cinco goles y cuatro asistencias.

Louis Van Gaal, el técnico obsesivo y controlador no ha podido ganar en Manchester United. Aquel prestigio que ganó por derrocar al Milán de Fabio Capello en la Copa de Europa de 1995 le permite seguir en la órbita de los grandes clubes, aunque en los últimos años haya cosechado más fracasos que títulos.

[email protected]