Acceder a los dieciseisavos de final de la Europa League garantiza, al menos, ingresos por 2.2 millones de euros por concepto de premios, al superar fases del torneo. La cifra puede parecer ínfima para equipos como Sevilla, cuyo presupuesto anual alcanza los 84 millones de euros y que apenas cubriría 3% de la cifra; sin embargo, para Maribor, su rival en la segunda ronda, representa 22% de los 10 millones de euros que requiere para operar en un año.

La Europa League aumenta la posibilidad de que un equipo haga su debut en las instancias finales del torneo.

En Champions League la representación de naciones es menor, ya que en los últimos cinco años sólo 14 países han tenido al menos un equipo en octavos de final; mientras, en el segundo torneo de clubes, en importancia fueron hasta 23 naciones representadas en los dieciseisavos de final, lo que significa 42.5% de las 54 federaciones nacionales europeas.

Para la temporada 2013-2014, Maribor (lugar 121 del ranking de clubes de la UEFA) y Ludogorest Razgrad (123) representan por primera vez a sus respectivas ligas, Eslovenia y Bulgaria, en la ronda de los mejores 32 equipos de Europa League.

Ambos equipos, junto a Esbjerg (141), de Dinamarca; Chornomorets Odesa (122), de Ucrania y Slovan Liberec (119), de República Checa, son los equipos con el ranking más bajo de la UEFA y accedieron a segunda ronda.

El actual campeón de Eslovenia empezó su participación desde la fase de grupos y es la primera ocasión que supera dicha instancia. Aunque no invirtió en refuerzos, pudo superar en la fase de grupos al equipo inglés Wigan y el belga Zulte Waregem, que lo superan en valor de plantilla en tres y cinco veces. Maribor tiene valor, según Transfermarkt, de 10.6 millones de euros.

Mientras, Ludogorets invirtió dos millones de euros en refuerzos, pero tiene asegurados 2.8 millones por llegar a dieciseisavos de final para compensar los gastos del club; además, tiene el respaldo financiero del millonario Cyril Domuschiev.

El empresario compró al equipo en el 2010 y tras dos ascensos consecutivos, desde tercera división, en el 2012 fue campeón de Bulgaria.

Esbjerg es apenas el segundo equipo danés en llegar a la ronda de los mejores 32 de Europa League, el otro club fue Copenhague en el 2009-2010. El club invirtió 200,000 euros en fichajes y ganará 2.5 millones por premios.

Chornomerets y Slovan Liberec son los únicos equipos que llegaron a la fase de knock out, procedentes de la segunda fase de clasificación de la competencia. Sus ingresos alcanzan 2.6 millones de euros cada uno.