Nadie tan gigante como Rafael Nadal en la historia del polvo de ladrillo. Imponente, intratable, casi invencible. Así es la leyenda del tenista español en la tierra batida y quien camina a postrarse entre los tres más grandes en la vida del deporte blanco.

Ayer ganó su séptimo Roland Garros y superó al sueco Bjorn Borg, con quien estaba empatado en seis títulos en este torneo. Nadal superó al que hasta ahora es el número uno del mundo, Novak Djokovic en la cancha central luego de un partido que debió jugarse en dos días por la lluvia y lo hizo en cuatro sets con parciales de 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5.

Los Grand (Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon y US Open) son los torneos que han dictado el parámetro para decidir a los mejores de la historia. Y, tras la victoria de ayer, Nadal puede presumirse entre los mejores tres desde la era Open (1968 a la fecha) y cuarto de todos los tiempos.

Sólo El Maestro Federer (16 títulos), el estadounidense Pete Sampras (14) y Roy Emerson (12) superan a Rafa en la lista histórica en ganar el número de títulos de Grand Slam, pero su futuro en tierra batida podría catapultarlo hasta el tercer o segundo puesto.

En menos de una década, Rafael miró de reojo cómo superaba a nombres y apellidos que son recordados para cualquiera que mencione la palabra tenis. Tomó distancia de jugadores como Rod Laver, Jimmy Connors, Ivan Lendl, Andre Agassi, John McEnroe, Boris Becker…

Las cifras son espeluznantes para cualquiera que busque rivalizar con él en arcilla. Ha disputado en su historia como profesional 40 finales en esta superficie y sólo ha perdido cuatro: dos contra Federer (Hamburgo y Madrid) y dos con Djokovic (Madrid y Roma).

Por esto último, la victoria de ayer de Nadal fue un mensaje de suprema autoridad al serbio. Podrás ganarme en un Masters, pero en París y Roland Garros, jamás.

De 110 sets que ha disputado en finales de arcilla, únicamente ha perdido 23 y en algunos torneos, como los Roland Garros del 2008 y el 2010, no perdió ningún set. Del 2005 a la fecha, sólo en el 2009, cuando se coronó Roger Federer, ha ganado en París. Un dominio absoluto en la arcilla.

Este año Nadal sólo perdió un set, fue precisamente el tercero de la final ante Djokovic y cortó una racha que llevaba en la presente edición de 20 ganados de manera consecutiva.

El reto en el 2013 será una vez ganar Roland Garros y así convertirse en el jugador más dominador en la historia de un Grand Slam. Ahora está empatado con Pete Sampras, quien ganó siete veces Wimbledon.

Es verdad, Nole es el número uno del mundo y ha sido el mejor tenista de los últimos dos años, pero Rafael Nadal es el mejor arcillista de la historia y en triunfos de los torneos llamados Grand es ya uno de los tres mejores de la historia… Aquí, la diferencia.