Es la última de las tres grandes Vueltas ciclistas. El final del calendario de la UCI se marca oficialmente en septiembre con el cierre de la Vuelta España, cuando ya han pasado el Giro de Italia y el Tour de Francia.

Decenas de ciclistas toman parte en la competencia española que, este año con personajes de la talla de Alberto Contador, el británico Christopher Froome y el español Joaquim Purito Rodríguez, han vestido de lujo la carrera que concluirá el próximo domingo.

Y aunque quizá no se encuentran en la lista nombres como el de Cadel Evans o Bradley Wiggins, actual campeón del Tour de Francia, lo cierto es que a decir de Juan Gutiérrez, jefe de Más Deporte del diario AS de España, entrevistado por El Economista, la Vuelta ha logrado tener su propia personalidad .

Para el especialista es un hecho que a la par que el Giro y el Tour, la Vuelta España es un evento que logra generar gran competitividad, es una fecha en que los ciclistas están un poco más cansados. Lo que hace la Vuelta interesante es hacer etapas más cortas para que los ciclistas se cansen menos.

Y eso lo compensan intentando poner finales atractivos, en subida de 1 kilómetro, en cuesta de 2 kilómetros para mantener la audiencia y el atractivo , aseguró.

A decir del periodista, las tres son carreras que resultan competitivas en diferentes modos: El Tour es la más grande por el simple hecho de serlo, es el gran acontecimiento anual del ciclismo, históricamente ha sido así y se basan en tener las mejores fechas y aglutina a los mejores ciclistas en el mejor momento, para montaña, sprint, escapada.

El Giro y la Vuelta son carreras domésticas, pero se plantean de diferente manera. El Giro tiene el mejor recorrido, las mejores montañas, el recorrido es muy duro, muy exigente, han asegurado un espectáculo, con montañas y todo , admitió.

LA CLAVE PARA GANAR: DOSIFICARSE

La competitividad en la que se ven inmersos los ciclistas en las grandes vueltas los lleva a exigirse de más, incluso Alberto Contador, quien en otros tiempos fuera el máximo favorito para adjudicarse títulos, en esta edición de la Vuelta se ha visto, a decir de Gutiérrez, ansioso, mientras su cabeza le pide una cosa y sus piernas hacen otra .

Es por ello que el especialista aseguró que los ciclistas deben saber que la competencia se da en todas partes el trabajo es dosificarse, no gastar fuerzas innecesariamente, saber distinguir cuándo es bueno el esfuerzo y cuando no merece la pena, el día a día también de descanso. Por algo Miguel Indurain aseguraba que el Tour, también se ganaba en el hotel .

cristina.sanchez@eleconomista.mx