En el modelo de negocio que la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) implementó para el Juego de Estrellas, en donde ésta se encarga de negociar los patrocinios para el evento y la franquicia obtiene recursos por la venta de boletos, alimentos, bebidas y productos oficiales.

Los ingresos para dicho evento han incrementado 35 por ciento. Javier Salinas, presidente de la LMB, indicó: “Aumentó la cantidad de ingresos del año pasado. La idea es tener mayores ingresos para que la Liga siga ofreciendo un mayor espectáculo”.

Para dicho evento únicamente se realizaba el Home Run Derby y el encuentro entre zonas Norte y Sur, pero el año pasado se añadió el Doble Play Derby y para la presente edición se sumó el juego de celebridades, con el fin de tener un producto más atractivo para las marcas y los aficionados.

El directivo añadió que la realización del evento se tiene que innovar, “porque el tema de patrocinios es complejo, pero ofreciendo un producto de calidad con retornos de inversión favorables, vamos a seguir sumando patrocinadores”.

En la edición 2019 de Juego de Estrellas tuvieron presencia marcas como ADO, Tecate, Comex, New Era, Spotify y 47brand. Algunas de estas compañías ya trabajan con la Liga.

En el caso de New Era aporta con los premios económicos y tan sólo en el primer lugar del Home Run Derby y Doble Play, se repartieron en premios económicos un total de 40,000 pesos. Los uniformes de cada una de las zona fueron de dicha firma.

La razón por la que está presente la marca es por el eje principal de su negocio: el rey de los deportes. La colección de gorras con motivo del Juego de Estrellas se agotó de todos los equipos y superó la expectativa de ventas, indicó Gerardo Ravelo, director comercial de New Era. Fueron entre 4,500-5,000 gorras las que se pusieron a la venta por equipo.

Mientras que los jugadores seleccionados para el Juego de Estrellas tienen una remuneración por participar, lo cual se implementó desde el año pasado.

•••

Entre otros cambios, el equipo que alberga el Clásico de media temporada debe pagarle a la Liga 2 millones de pesos.

La inversión de los anfitriones no sólo se limita a dicho pago. La organización de los Diablos Rojos otro de los gastos que tuvo fue las pelotas de beisbol y manoplas gigantes que ubicaron en la explanada del estadio, además, de la alimentación para invitados, entradas de cortesía y la colocación de un espacio para la práctica de Baseball5 —es una inversión extra de más de 500,000 pesos—.

A cambio tiene lo que se genera por la venta de boletos y el consumo de los aficionados. El valor promedio de un boleto para la edición 87 fue de 290, incluyó las actividades de sábado y domingo.

Dos de cada 10 personas que asistieron este fin de semana al Estadio Alfredo Harp  Helú provenían de fuera de la Ciudad de México.

•••

Las organizaciones que han albergado el Juego de Estrellas en las dos ediciones anteriores indican que los resultados obtenidos fueron favorables.

En el caso de los Leones de Yucatán que lo recibió en dos ocasiones en menos de cinco años: 2015 y 2018. Ambas veces tuvieron un impacto distinto por el contexto en el que se realizaron, además no tuvieron que realizar ningún pago a la Liga.

Erick Arellano, dueño de los Leones de Yucatán, explicó: “la primera vez no se pagó nada, nosotros pusimos todo y tuvimos buenos rendimientos. En el 2018, se iba a implementar el pago, pero se dio lo de las dos temporadas, y nosotros llegamos hasta la serie final, nos fuimos a siete  juegos y, prácticamente, nos estábamos coronando, y al día siguiente era el Juego de Estrellas, no hubo tiempo para la comercialización, ni para la venta de boletos, no se hizo el pago a la Liga”.

El año pasado la Liga fue la encargada de poner el show de pirotecnia, luces y música, porque la organización no contó con el tiempo suficiente para organizar el evento.

Arellano estimó que en la edición del 2015 la organización gastó entre 7-10 millones de pesos. “Potencializa el interés de los aficionados, es una muy buena oportunidad de hacer negocio para las plazas”.

El valor promedio de los boletos el año pasado fue de 270 y se ocupò 86% del aforo disponible en el Estadio Kukulcán Alamo. La organización volverá a solicitar dicho juego cuando tengan un nuevo estadio.

En el 2017, se celebró el juego en la casa de los Piratas de Campeche, Estadio Nelson Barrera Romellón. En donde se reportó una asistencia de 10,657 personas, de los cuales 30% provenía de otras entidades.

Jorge Carlos Hurtado, presidente ejecutivo de los Piratas, comentó que “en Campeche fue un pretexto para promovernos como entidad, fue totalmente un beneficio. Tenemos un estadio muy pequeño y quizá en taquilla no fue tan redituable, pero sí un beneficio”.

[email protected]