La Liga MX continúa fortaleciéndose económicamente gracias a la confianza que le brindan sus patrocinadores. BBVA Bancomer ha comprado el naming del torneo y empresas como Coca-Cola, Voit, Puma, EA Sports y Panini lucen en el sitio oficial del torneo mexicano.

¿La razón? El futbol en nuestro país forma parte de la canasta básica , aseguran los especialistas. Además, a nivel individual, es sabido que cada club logra mantenerse en gran medida gracias a este concepto.

Jorge Badillo Nieto, autor del libro La mercadotecnia y el deporte ahora y consultor en mercadotecnia deportiva, expuso que si bien cada vez existen mayores alternativas de entretenimiento, la principal ventaja para la Liga y los clubes sigue siendo que el futbol forma parte de la canasta básica del mexicano .

Si lo anterior no fuera suficiente aliciente para las empresas que invierten su dinero en el futbol mexicano, tanto Badillo Nieto como Luis Edoardo Gutiérrez, especialista en Marketing Deportivo, otra de las ventajas es que la afición y el consumo se presenta tanto en México como en Estados Unidos gracias a millones de fanáticos.

Mayor impacto a menor costo

Luis Edoardo explicó que para las empresas resulta también muy atractivo que logra generar un mayor número de impactos a un costo más bajo que el que tendría que pagar en medios tradicionales , gracias a la presencia que pueda tener en uniformes, cancha y estadios.

Además, enfatizó que otro tema que juega en favor de las marcas, es que al ser patrocinador de un club puede vincularse a la pasión que genera el equipo en sus seguidores , situación que puede colocar su producto en el mercado con mayor rapidez.

Alcance geográfico, estadios llenos y estrellas internacionales

Por su parte, Jorge menciona otras consecuencias que puede generar estar cerca del futbol. De entrada, si bien hay otras opciones de entrenamiento en el deporte, la popularidad del soccer lo pone en ventaja ante cualquier otra disciplina, el constante crecimiento y alcance geográfico con la aparición de nuevas franquicias , el incremento de la asistencia en los estadios, además de la contratación, aunque sea de manera esporádica, de estrellas internacionales como Claudio El Piojo López, Iván Zamorano, René Higuita, Ronaldinho, Emilio Butragueño, entre otros, ha seducido a muchas marcas.

De acuerdo a datos de la agencia Mxsports, el fichaje del brasileño Ronaldinho con Gallos Blancos dejó una derrama económica que rondó al menos en 115 millones de pesos por concepto de venta de boletos y playeras.

En el Torneo Apertura 2014, el jugador impactó también en el promedio de asistencia del Estadio Corregidora y en los que visitó.

Antes de su llegada, Querétaro convocaba alrededor de 63% de la capacidad de su estadio por partido y ascendió hasta 84% de ocupación. Además, según datos del periódico brasileño O’Globo en sus primeros años con el Flamengo y Atlético Mineiro, el jugador ayudó a ambas instituciones a duplicar las ventas de playeras.

El autor de La mercadotecnia y el deporte ahora también habló de la altísima cobertura mediática e impulso en televisión , sobre todo porque en la actualidad por momentos hasta en espacios de información de espectáculos salen noticias de clubes y futbolistas que están ligados a artistas o llevan una vida pública polémica.

Patrocinadores analizarán aún más su inversión

A pesar de que el futbol apunta a seguir generando millones , Luis Gutiérrez advirtió que los clubes deberán trabajar mejor en sus áreas de marketing, ya que los responsables del marketing y del dinero de las marcas son cada vez más minuciosos y analíticos en la medición del retorno de su inversión , por lo que los equipos y la Liga en general deben procurar ofrecer un producto.

carlos.herrera@eleconomista.mx